Málaga

Frente institucional para rebajar el impacto de las nuevas servidumbres del aeropuerto de Málaga

  • Presentarán alegaciones para que la aplicación de los límites "sea compatible con los proyectos recogidos en planes generales" 

Reunión institucional celebrada para tratar el problema de las servidumbres del aeropuerto de Málaga. Reunión institucional celebrada para tratar el problema de las servidumbres del aeropuerto de Málaga.

Reunión institucional celebrada para tratar el problema de las servidumbres del aeropuerto de Málaga.

Frente común ante las nuevas servidumbres del aeropuerto de Málaga. Los ayuntamientos de Málaga, Torremolinos, Alhaurín de la Torre y Cártama, ademas de la Diputación provincial y la Universidad de Málaga, aúnan fuerzas con el objetivo de rebajar el severo impacto que la revisión de la huella aeroportuaria tiene sobre un importante número de desarrollos urbanísticos. 

Para simbolizar la coincidencia de intereses y su intención de ir de la mano en las formulación de alegaciones al documento estatal, actualmente sometido al periodo de información pública, los alcaldes de los cuatro municipios, Francisco de la Torre, José Ortíz, Joaquín Villanova y Jorge Gallardo, así como el rector de la UMA, José Ángel Narváez, y el diputado provincial de Fomento, Francisco Oblaré, han mantenido este jueves un encuentro institucional.

En la reunión, según han informado desde el Consistorio por medio de una nota informativa, las instituciones han llegado al acuerdo de presentar alegaciones al documento que establece las servidumbres aeronáuticas, "con el objetivo de flexibilizarlo para que su aplicación sea compatible con los proyectos, recogidos en planes generales en vigor, previstos en el área metropolitana".

Al tiempo, reclaman que se encuentre "un equilibrio entre seguridad aeronáutica y el desarrollo urbanístico". Con este objetivo, el Ayuntamiento de la capital de la Costa del Sol, de acuerdo con los demás participantes, ha contratado a la empresa malagueña Aertec Solutions, consultora especializada en el sector aeronáutico, para la elaboración de las alegaciones.

El Ayuntamiento de Málaga contrata a la empresa Aertec Solutions para la elaboración de las alegaciones

Aunque la localización del aeródromo malagueño hace extensible su incidencia sobre 16 municipios, no a todos afecta por igual. Muestra de ello es que es la capital donde parece que la problemática es mayor. De acuerdo con los datos que viene aportando el concejal de Ordenación del Territorio, Raúl López, en las últimas semanas, las nuevas limitaciones planteadas por Aviación Civil hace prácticamente inviables muchos de los desarrollos planteados en suelos de Churriana, Campanillas y Teatinos. Y ello porque, en algunos puntos, acota la altura máxima permitida a 3 metros.

"La afección a la edificabilidad del planeamiento no aprobado es brutal", ha llegado a afirmar el edil. En principio, en el marco de las conversaciones mantenidas con responsables de Aviación Civil, los suelos que ya disponen con los instrumentos de desarrollo aprobados no se verán afectados. Sin embargo, por lo que parece, no existe un documento formal que así lo estipule. 

En el caso de la ciudad malagueña ya se sabe que habrá iniciativas inmobiliarias que tendrán que reducir de manera significativa sus alturas. A lo ya ocurrido con Flex y Térmica, donde los promotores, antes incluso de que sean aprobadas las nuevas servidumbres ya han reducido la dimensión en vertical, hay que añadir lo que ocurrirá con Camino de San Rafael y Nereo, sectores en los que el Plan General de Ordenación Urbanística, vigente desde agosto de 2011, dibuja grandes torres de hasta 27 plantas (unos 117 metros de altura).

Otros actores claramente damnificados son la Universidad y el Parque Tecnológico de Andalucía. En el primero de los casos, según los análisis realizados por la propia institución, porque las servidumbres propuestas harían casi imposible de materializar el Parque Científico Empresarial y el proyecto de nuevas residencias. Sobre ello, el rector ya dijo hace días que hay puntos en los que sólo se permiten 3 metros de altura y otros en los que esta cota queda reducida a 1 metro. "El plan afectaría de manera desastrosa a la planificación de espacios prevista para el campus", afirmó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios