Málaga

Hosteleros y comerciantes lanzan una petición de auxilio ante el cierre: "No podemos más"

Una de las tiendas de la calle Larios. Una de las tiendas de la calle Larios.

Una de las tiendas de la calle Larios. / Javier Albiñana

Comerciantes y hosteleros de Málaga están "asfixiados" y han vuelto a lanzar una nueva petición de auxilio a las administraciones públicas ante un cierre que consideran "injusto". "No podemos más" es el resumen de ese grito desesperado que, admiten, está llevando ya a muchas familias a no tener capacidad económica para salir adelante.

Muchos empresarios de la hostelería malagueña no se resignan ante este nuevo "varapalo" y tratan de seguir trabajando pese a las difíciles circunstancias con los pedidos para recoger en el local y el reparto a domicilio.

Javier Frutos, presidente de la Asociación Malagueña de Hosteleros (Mahos), insiste en lo que lleva denunciando meses, que se está culpando a la hostelería del incremento de contagios, lo que considera "una falta de respeto" para un sector "tan importante".

"Estamos en una situación crítica, este cierre es la puntilla. Llevamos ya casi un año con esta pandemia y la situación es muy complicada", sostiene, al tiempo que añade que están recibiendo llamadas "de desesperación" por parte de asociados.

Por ello, subraya que la única vía que les queda ya es interponer demandas judiciales contra el Gobierno central y la Junta de Andalucía para lo cual están trabajando con plataformas de abogados para estudiarlo y poner a disposición de los asociados de Mahos esta posibilidad.

"No podemos esperar más, no hay ayudas directas y es una falta de respeto a este sector. Nos están dejando de lado y señalándonos como responsables de los contagios y la única arma ya es la demanda judicial. Pondremos todo lo que esté en nuestra mano para proteger al sector porque la Administración no lo está haciendo", resume Frutos.

En los mismos términos, Salvador Pérez, presidente de Comercio Málaga, admite que el tejido empresarial local "está muy muy tocado", con muchos negocios que "ya están muertos" y familias que tienen comercios y donde no entra ningún sueldo.

"Muchos están perdiendo su negocio pero lo que no quieren es perder su vivienda y necesitan venderlo como sea. Nos están trasladando que no pueden más y algunos están intentando salvar lo que les deben aun sabiendo que es complicado", explica Pérez a Europa Press.

En este sentido, están manteniendo reuniones con asociaciones de barriadas "y hay un porcentaje de comercios que no van a poder abrir más; que van a tirar la toalla". Así, considera "muy triste y doloroso" que haya empresarios de comercios malagueños que lleven "toda su ida trabajando y que ahora, con más de 50 años, tengan que tirar la toalla porque ven que no pueden ya".

El empresario recuerda que ya es casi un año el que llevan arrastrando, lo que dura la pandemia del Covid-19; con un confinamiento total y un verano sin turistas, además de con una ciudadanía "que no se atreve a comprar nada tal y como está todo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios