educación

Identidad europea de tú a tú

  • El instituto Jardines de Puerta Oscura agrega a su plan de prácticas en Alemania un proyecto Erasmus que lleva a alumnos a convivir con familias de cinco países y asistir a sus colegios

Los profesores que lideran los proyectos (en pie) junto a alumnos que participan en el programa de prácticas en Alemania y en el proyecto Erasmus. Los profesores que lideran los proyectos (en pie) junto a alumnos que participan en el programa de prácticas en Alemania y en el proyecto Erasmus.

Los profesores que lideran los proyectos (en pie) junto a alumnos que participan en el programa de prácticas en Alemania y en el proyecto Erasmus.

Estudiantes de Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional del instituto Jardines de Puerta Oscura visitarán durante los próximos tres cursos cinco países europeos, estudiarán en sus aulas y convivirán con familias polacas, británicas, croatas, lituanas y alemanas en una iniciativa que pretende ofrecer a los adolescentes la oportunidad de explorar otras culturas, enfrentarse a los estereotipos vinculados a la migración y disipar actitudes intolerantes frente a la diferencia.

Cuando la extrema derecha con sus postulados contrarios a la integración y a la diversidad recorre Europa y las formaciones antieuropeistas tienen por primera vez posibilidades reales de obtener representaciones de calado en los parlamentos nacionales, el proyecto busca precisamente generar empatía, complicidad y corrientes de conocimiento y reconocimiento entre los estudiantes más jóvenes en un proyecto amparado y financiado por el programa Erasmus.

Voy a hacer tres meses de prácticas en Alemania, pero si me lo proponen, me quedo"

La fórmula desplegada consiste en combinar la actividad académica, el intercambio cultural y la convivencia con familias de acogida en cada uno de los países que participan en la iniciativa.

El primer encuentro se ha desarrollado del 6 al 12 de marzo en Papenburg, una ciudad de poco más de 35.000 habitantes situada en la Baja Sajonia, al norte de Alemania. Las profesoras Ana Pleguezuelos y Cristina Díaz, junto los alumnos de primer curso del ciclo superior de Administración y Finanzas Jesús Vivas y María Luisa Ariza, han participado en la visita en la que los estudiantes de cada país debían hacer una presentación de su ciudad y de su cultura, así como confesar algunos de los estereotipos y prejuicios que tenían sobre otras culturas, desde el sambenito de los toros y la sangría en España hasta la cerveza y la cuadratura alemana. Esta tarea de perfil académico se ha combinado con experiencias culturales fuera de los colegios y actividades con las familias anfitrionas.

Para Jesús Vivas esta no ha sido solo la primera vez que ha viajado sin sus padres, sino también la primera vez que ha convivido con una familia de otro país y que ha tenido que desenvolverse íntegramente en inglés durante varios días. Ha regresado sorprendido por las dificultades para expresar conceptos que creía muy sencillos "como querer ir al súper a comprar algo", y por "por los horarios": levantarse a las 6:30 de la mañana y cenar a las 18:00 para irse a la cama a las 21:00. "Enseguida te acostumbras", apunta y agrega que Félix, hijo de la familia que le acogió en Papenburg, se alojará con él cuando venga a Málaga.

El próximo encuentro será en septiembre en Lituania. Para entonces estará lista una encuesta realizada en cada instituto para determinar cómo son los jóvenes de cada uno de los seis países que forman parte del proyecto, cuáles son sus motivaciones, grado de tolerancia y actitud frente a cuestiones como la migración. En esa reunión, además, los estudiantes de cada centro presentarán una guía alternativa con una visión personalizada de su país y su cultura. En noviembre se realizará otra reunión, en esta ocasión en Málaga y solo de profesores involucrados en la iniciativa.

Los alumnos completan durante el proyecto el denominado pasaporte cultural en el que expresan día a día los sentimientos, opiniones, puntos de vista y observaciones que les provocan los viajes y actividades. Mucho más sutil, pero posiblemente mucho más eficaz para forjar identidad europea es la creación durante este tiempo de redes y lazos personales. Jesús Vivas confiesa que los participantes en el primer encuentro se siguen en Instagram y Facebook, y han hecho grupos de Whatsapp.

Este programa es la segunda experiencia Erasmus del instituto Jardines de Puerta Oscura que desde hace una década mantiene activo un programa de prácticas en Alemania para los estudiantes del último curso del grado superior en Administración y Finanzas. El próximo 28 de marzo parten rumbo también a Papenburg Carlos López, Beatriz Romero, Antonia España y Ana Urbano. Durante tres meses trabajarán en empresas previamente localizadas por JuergenKautmann, el profesor del centro Papenburg que colabora con el Jardines de Puerta Oscura. Recibirán una beca de 1.350 euros para todo el periodo.

Carlos López, de 21 años, trabajará en una empresa de transportes que también es concesionario de la automovilística Mercedes. Subraya su interés por esta experiencia porque más allá del rodaje profesional e idiomático le permitirá conocer desde otra perspectiva el sector empresarial al que se dedica su familia.

Para Antonia España y Ana Urbano, de 29 y 26 años, esta oportunidad alcanza una dimensión muy significativa. Ambas abandonaron los estudios y durante los años de crisis han rodado por empleos en el sector comercial y la hostelería hasta que decidieron regresar a las aulas, aunque ahora ya con el inconveniente de tener que combinar el trabajo y los libros. "Ahora tengo claro que lo más importante es formarme. Es mi obsesión", indica Ana, de 26 años, que cada día se desplaza desde Fuengirola a Málaga para asistir a clase. Las prácticas de tres meses en un hotel de la Baja Sajonia le interesan por la experiencia internacional y la mejora de su manejo del inglés que implican, pero planea seguir con los estudios y posiblemente opositar a su regreso. Para Antonia España, en cambio, el empleo en un establecimiento hotelero en Alemania supone una gran oportunidad para introducirse después en el sector turístico de la Costa del Sol, aunque sin descartar quedarse en Alemania. "Si me lo proponen me quedo", subraya.

La línea de internacionalización y movilidad que ha abierto el instituto bajo la coordinación del profesor Antonio Jiménez se pretende complementar con una tercera vía en el ámbito deportivo para alumnos de Bachillerato. En este caso, el profesor de Educación Física Ignacio Bárbara, responsable del club deportivo del centro, forma parte de otro consorcio europeo que compite por obtener financiación del programa Erasmus orientado al fútbol y el baloncesto. Si sale adelante los alumnos podrán realizar estancias en centros de otros países con los que compartirán las actividades deportivas y sus valores.

Los cuatro profesores (en pie) implicados en proyectos de movilidad con algunos de los alumnos que este año han ido o irán en unos

días a Alemania.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios