Málaga

Unos 170 inmigrantes llegados en patera se alojan en la caseta de la Feria

  • El Ayuntamiento cede la instalación de forma provisional hasta su traslado a San Roque

Inmigrantes se alojan en una caseta de la Feria cedida por el Ayuntamiento Inmigrantes se alojan en una caseta de la Feria cedida por el Ayuntamiento

Inmigrantes se alojan en una caseta de la Feria cedida por el Ayuntamiento / Javier Albiñana

Los 285 inmigrantes –25 hombres, 28 mujeres y dos menores– que este lunes llegaron al puerto de Málaga fueron alojados por vez primera en la caseta del recinto ferial que el Ayuntamiento les ha cedido de forma provisional tras haber sido rescatados de una patera en el mar de Alborán por un equipo de Salvamento Marítimo. Allí han permanecido unas 170 personas con mantas facilitadas por Cruz Roja mientras la Policía Nacional culmina las gestiones para su traslado al Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) del puerto de San Roque, hasta donde el resto de inmigrantes, unos 110, fueron derivados directamente. Las mujeres pasaron la jornada en el Centro de Baja Exigencia, junto al Albergue Municipal. Dos de las féminas llegadas y dos menores tuvieron que ser atendidos en un hospital, según informó la Subdelegación del Gobierno.

La caseta ubicada en la zona del Real de la Feria sirve como infraestructura que viene a sumarse a la Comisaría Provincial de la Policía Nacional, donde puede ir un centenar de personas, y el Centro de Baja Exigencia, al que se pueden trasladar entre 30 y 40 mujeres y niños.

Por el momento, no ha sido necesario recurrir a las dependencias policiales de Torremolinos y Fuengirola, además de la Casa de Botes del puerto, como estaba previsto en caso de que la cifra de inmigrantes llegados rescatados excediera estos números. Precisamente, las dependencias del puerto fueron habilitadas recientemente para albergar a unas 80 personas, que evitaron de ese modo dormir a la intemperie.

Peor suerte corrieron los 100 extranjeros que también llegados en patera pasaron la noche a mediados de octubre hacinados en una carpa del puerto. Las estadísticas reflejan que el problema de la inmigración irregular por mar se agrava. En lo que va de año son ya 7.080 las personas que han llegado al puerto de Málaga en situación ilegal y en busca de una alternativa de vida.

La cifra ha ido batiendo récords año tras año, pasando de los 100 registrados en 2014 a los 2.292 que la Costa recibió durante 2017. Ya en 2015 hubo un incremento del 82%, que no ha hecho sino crecer de forma exponencial. Otra llegada masiva de pateras en 2016, con 791 inmigrantes a bordo, hacía disparar las alarmas de un fenómeno para el que dos años después las administraciones siguen sin hallar respuestas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios