Málaga

La Junta y el San Patricio celebran hoy la comisión de conciliación por el concierto

  • Educación vio en el trato del colegio hacia la menor transexual una posible conculcación de sus derechos

Gabi ya se marchó de su colegio. Recogió sus cosas el 21 de febrero y dio por terminada una etapa en el centro en el que no la dejaron vestir ni actuar en correspondencia a su identidad de género. Sin embargo, la Junta de Andalucía insistió en que eso no suponía el cierre del expediente que se abrió para determinar si la actuación del centro podía haber supuesto una conculcación de los derechos de la menor transexual. Hoy tiene previsto reunirse la comisión de conciliación que valoraba, entre otros aspectos, una posible retirada del concierto al colegio que gestiona la Fundación Diocesana Santa María de la Victoria, del Obispado de Málaga.

El objetivo de esta comisión, que está integrada por representantes de la Administración andaluza y del propio colegio, es determinar los incumplimientos o no del centro educativo en relación al concierto, ya que está sostenido con fondos públicos. Ante la postura del San Patricio de no acatar las recomendaciones de la Delegación Territorial de Educación, Cultura y Deporte de la Junta, el propio consejero de Educación, Luciano Alonso, planteó la retirada del concierto, por lo que casi 800 familias se verían afectadas.

En cuanto a las instrucciones dadas por la Junta, se encontraban que Gabi pudiera llevar la falda del uniforme, usar los baños femeninos o aparecer en la documentación interna del colegio según su identidad de género. A pesar de que otros colegios a los que se les hizo la petición cumplieron con los requerimientos, San Patricio mantuvo firme su postura amparados en el ideario del colegio.

Este periplo comenzó el pasado mes de septiembre, a principios de curso, cuando organizaciones de transexuales denunciaron que en tres colegios malagueños no se respetaba la identidad de género de sendos menores, entre ellos Gabi. Al no encontrar respuesta positiva por parte del centro, incluso la fiscal andaluza de Violencia contra la Mujer y contra la Discriminación Sexual, Flor de Torres, inició el mismo mes de septiembre diligencias de investigación para determinar si existía discriminación por identidad sexual en el trato dado a esta niña de 7 años. Aunque, finalmente, este proceso fue archivado en el mes de enero.

Por su parte, tras comunicar el cambio de centro de Gabi, el abogado de su familia, Oliver Roales, anunció que estaban estudiando iniciar acciones legales contra el colegio de la Fundación Diocesana Santa María de la Victoria, apuntando que el hecho de que se archivara la investigación iniciada por la Fiscalía no suponía un freno en el caso de que se decida, finalmente, llevar a cabo dichas acciones.

Frente a esto, desde la Fundación Diocesana de Enseñanza Santa María de la Victoria y desde el propio Obispado se ha defendido siempre que se ha tratado con "exquisitez" a este menor transexual que se siente niña. "El colegio y la fundación defienden al niño en sus derechos como ser humano, le respetan en su identidad", llegó a manifestar el obispo de Málaga, Jesús Catalá. Además, el obispo aseguró que tanto los padres como la Junta están forzando a la pequeña a un tratamiento "que puede perjudicar al menor" y criticó el "abuso de poder" de la Administración regional al amenazar con la retirada del concierto.

Estas declaraciones del prelado provocaron que la familia iniciara hace dos semanas los trámites tendentes a la interposición de una querella por calumnias e injurias graves con publicidad, por lo que pedían la rectificación en las afirmaciones de Catalá.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios