Málaga

La Junta hará un nuevo carril para dar acceso a una finca que quedó aislada con la construcción de la presa de Casasola

  • El Consejo Consultivo ya obligó al Gobierno andaluz a compensar con más de 33.000 euros a los propietarios de esta parcela, que llevan esperando desde hace más de dos décadas

Imagen de archivo de la presa de Casasola.

Imagen de archivo de la presa de Casasola.

La Junta de Andalucía trata de saldar una antigua deuda contraída con los propietarios de una finca que quedo aislada hace más de dos décadas tras la construcción de la presa de Casasola, en el término municipal de Almogía. Para cumplir con los compromisos asumidos en su día, la Administración regional acaba de activar la contratación de las obras de ejecución de un tramo de camino rural mediante el que se recuperará la conexión con esa parcela. Una actuación con un coste estimado de poco más de 61.000 euros (IVA incluido) pero que posee una carga simbólica y económica mayor.

Porque la intervención que ahora se pone sobre la mesa, se viene demorando desde hace unos 21 años. El solar afectado fue expropiado parcialmente en 1998. En concreto, de una superficie global de 3,7 hectáreas fueron enajenadas 0,725 debido al proyecto de ejecución de la presa, finalizada en 1999.

El problema con el que se encontró la propiedad y que parece no tuvo en cuenta la Administración responsable de proyecto es que con el llenado del pantano se perdió el acceso rodado a la parcela, sin que se construyese un nuevo camino debido a dificultades técnicas y orográficas.

El problema fue tal que los dueños llegaron a solicitar una indemnización de 323.079 euros a la Junta de Andalucía reclamación que fue objeto de un dictamen parcialmente favorable por parte del Consejo Consultivo. En su fallo, el órgano consideró "incuestionable el daño provocado", considerando como "patente" la incidencia tanto en la explotación de los productos agrícolas como en el uso lúdico del terreno.

Asumiendo esta tesis, rebajó sensiblemente el montante de la compensación, dando por bueno un informe de la Junta, fechado el 28 de julio de 2017, que evaluó desde 2009 hasta 2017 el perjuicio, tasándolo en 32.707,73 euros. Una cifra que, actualizada a fecha de 2019, subió a 33.329,38 euros. Es de suponer que esta cuantía se verá incrementada por los años transcurridos antes de que se haya activado la construcción del nuevo carril.

Ahora, lo que pretende hacer el Gobierno regional es ejecutar un tramo de camino rural, con 636 metros de longitud, por un nuevo trazado, de manera que enlace con la traza del camino existente, quedando por encima de la cota de llenado máximo del embalse. Una actuación que fue comprometida cuando se construyó la presa.

La presa de Casasola embalsa las aguas del río Campanillas, afluente por la margen izquierda del río Guadalhorce, y se construyó para minimizar los riesgos de riadas que sufría de manera recurrente la ciudad de Málaga. Además de regular el régimen de caudales, la presa supone una importante protección al tramo final del río Guadalhorce.  

La obra de esta infraestructura se inició en enero de 1994, dándose por finalizada en septiembre de 2000. La finalidad original de esta presa fue la de laminar avenidas, defendiendo de inundaciones a la barriada de Campanillas y contribuyendo a la defensa del tramo final del Guadalhorce, al disminuir su aportación a ese río. 

No obstante, según se destaca en el pliego de condiciones que rige este concurso, debido a la excelente calidad del agua que almacena y a su rápida respuesta ante la demanda de abastecimiento a Málaga, el Sistema de Explotación planteó que su uso primordial sea el de de abastecimiento y el secundario el de laminación de avenidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios