Defensa

Listos para el 'combate'

  • La Base Aérea de Málaga acoge estos días a 12 cazas F-18 que forman parte del ejercicio de defensa y control aéreo Dapex-18

  • Su función es hacer de "malos" en una invasión simulada

Listos para el 'combate' Listos para el 'combate'

Listos para el 'combate'

En torno a las 20:00 de ayer, cazas F-18 del Ejército del Aire despegaban de la Base Aérea de Málaga con la misión de "estimular" a los Eurofighter de Morón y Albacete para entrenar la defensa aérea de España en el ejercicio Dapex-18. Las maniobras se prolongarán hasta mañana a las 8:00, cuando finalizarán tras 36 horas de actividad.

Para este ejercicio se han desplazado hasta las instalaciones malagueñas 12 cazas F-18 del Ala 12 y el Ala 15, provenientes de las bases de Torrejón de Ardoz y Zaragoza, respectivamente; tres aviones C-101 de la Patrulla Águila (Salamanca), y un transporte Casa-295, cuyo objetivo estos días es "forzar" la defensa de la península, según explicó en una rueda de prensa el general de división Ignacio Bengoechea, del Mando Aéreo de Combate -ubicado en Madrid-, centro responsable de coordinar las maniobras.

En las maniobras también participan la fragata 'Méndez Núñez' y aviones 'Eurofighter'

Además, en la Base Aérea de Málaga aterrizó también un helicóptero Super Puma de rescate, que se une a un centro de operaciones que enlaza con Madrid, un hospital de campaña, un centro de interpretación fotográfica, un laboratorio de combustible de aviación y otro módulo desplegable responsable de la seguridad. En definitiva, todo lo necesario para complementar al complejo malagueño y simular el despliegue en un territorio hostil.

El Dapex-18 se coordina a su vez con la operación Eagle Eye, que aúna una respuesta integrada de la Armada, el Ejército de Tierra y el del Aire. Así pues, los aparatos que despegan de Málaga hacen las veces de "malos" que se adentran en el espacio aéreo español sin identificarse, lo que obliga a los Eurofighter de Morón y Albacete a comprobar sus intenciones y responder en consecuencia. Junto a estos otros 12 cazas participan en las maniobras -que se concentran en el Golfo de Cádiz- la fragata de defensa aérea F-104 Méndez Núñez -que se incluye entre los objetivos de los F18-, dos Harrier de la Armada, tres unidades de artillería antiaérea del Ejército y un equipo de zapadores paracaidistas, repartidos, a su vez, entre Morón, Rota, Albacete y Alcantarilla.

En total, unos 700 militares que participan en estos ejercicios se unen a los 2.000 que controlan diariamente los radares de todo el país.

Ante todo este dispositivo el general aseguró que no hay motivo para que los ciudadanos se alarmen, porque se tratan de unas maniobras sin armamento real y que se realizan de manera trimestral para estar preparados ante cualquier amenaza. En este sentido detalló que los vuelos militares son más ruidosos, pero esto no significa que se sobrepase la barrera del sonido, así como se vuela bajo para las maniobras de aproximación al aeropuerto.

Asimismo, el general recordó que la Base Aérea de Málaga tiene una actividad militar permanente gracias al 43 Grupo Apagafuegos, la Agencia Aduanera, las misiones de control migratorio Frontex en las que partipan la Guardia Civil y la Policía Nacional, así como los servicios de repostaje y mantenimiento que ofrecen para los tres ejércitos.

Sin embargo, la base malagueña no es una de las cinco que permanecen alerta constantemente, por lo que para albergar los cazas ha sido necesario traer otros elementos como el centro de interpretación fotográfica, que puede analizar las imágenes que algunos de los F-18 pueden tomar en misiones de reconocimiento. A este versátil sistema se unen las capacidades NBQ del módulo de seguridad, capaces de responder a un ataque químico, biológico o nuclear o simplemente a una fuga industrial de los polígonos cercanos; el sistema de asistencia telemática del hospital desplegable, que permite realizar intervenciones más complicadas con videoasistencia; o el laboratorio de combustible, que permite adaptar carburantes para su uso en aviones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios