Málaga

Lograr el sueño es posible

  • Un taller de 'coaching' para abogados aporta claves para afrontar un proceso de formación, como no prejuzgar y preguntar sobre las metas de cada uno

Comentarios 0

Dichas en voz alta, escuchadas en una ponencia, pueden parecer recomendaciones obvias y sencillas, pero hurgar en el interior para sacar el mayor partido posible de uno mismo no es una práctica habitual en la mayoría de las personas. El miedo a salirse de la norma socialmente establecida suele paralizar a muchos. Ahí interviene el coaching, una práctica que utiliza la inteligencia emocional para el crecimiento personal y profesional. El Área de Formación en Mediación del Colegio de Abogados de Málaga organizó ayer un taller para colegiados. El objetivo, descubrir claves para afrontar un proceso de mediación.

"El coaching es beneficioso para el ejercicio de la mediación porque se aplican muchas de estas técnicas, se dan pautas para trabajar", explicó ayer la organizadora del taller, Pilar Pérez-Lanzac. Más de una veintena de profesionales asistieron ayer a la sesión impartida por los coaches Antonio y Juan Bonilla, de Bonillas Coaching. Para estos expertos, no prejuzgar es una herramienta fundamental para iniciar el proceso mediador. "Estamos educados para prejuzgar pero no es útil porque incides en el resultado, si juzgas antes de que te den toda la información, el resultado no será equitativo para las dos partes", consideró Antonio Bonilla. Es más, apuntaron que "el 90% de la idea que te haces de la otra persona es errónea".

De ahí surge la importancia de preguntar a todos los que intervienen en la mediación de las metas reales que persiguen de dicho proceso. "Hay que preguntar y preguntar para tener un juicio con los mayores datos posibles", dijo Juan Bonilla. De esta manera, "el abogado que siempre había tenido un papel decisorio, cede a sus interlocutores el protagonismo, para que sean ambas partes las que decidan el resultado final", añadió Antonio.

El taller, de unas tres horas de duración, consistió en una amena y participativa charla para "dar unas pinceladas y explicar las herramientas que utilizamos los coaches que pueden ser útiles en mediación, por ejemplo, pautas que nos funcionan para que la gente se interrelacione, o para que aclaren sus objetivos, o se liberen de prejuicios previos", apuntó Antonio Bonilla y agregó que "tener claras las metas ayuda a conseguirlas".

Los hermanos Bonilla explicaron a los abogados y procuradores participantes en el taller la importancia de escribir y reflejar sobre el papel lo que se desea conseguir. "Tener un libro de sueños es una herramienta súper potente, porque una vez que se escribe, fijas de verdad lo que quieres y comienzas a darle importancia", señaló Juan Bonilla. La ley de la atracción tuvo también un papel importante en la charla. "Cuidado con lo que sueñas porque se cumple. Si pides lo acabarás consiguiendo pero hay que poner acción para ello", dijeron los ponentes.

Poner el foco en un sueño "medible y alcanzable" te hace, según los expertos, "marcar tus opciones y empiezas a ver las cosas necesarias para conseguirlo, los pasos que hay que dar para llegar a él". "Si no crees que puedes conseguirlo aparcarás a cinco manzanas cuando había un hueco esperándote en la puerta", consideró Juan Bonilla. También hablaron de los miedos y las esclavitudes. "Le damos demasiado valor a las creencias limitantes, decimos tenemos que, debemos y eso hay que cambiarlo por quiero, me apetece, voy a hacer", explicaron los hermanos que aseguraron que a través de un proceso de coaching se le da la fuerza y la carga real a los miedos que van "en la mochila" de cada uno.

Tener la mente abierta para saber dar los pasos hacia la consecución de la idea y no tomar decisiones fundamentales "ni cuando estás muy arriba ni muy abajo" fueron otros consejos que se pudieron llevar los participantes del taller, sabedores de que "las cosas no duran para siempre y hay que relativizar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios