Málaga

Málaga activa el rescate de La Invisible tras 11 años de ocupación

  • Actúa tras la polémica generada por la invitación de dos ex presos del Grapo y ante los "incumplimientos" del colectivo

Una horca con la bandera de España, instalada el pasado mes de octubre en la Casa Invisible. Una horca con la bandera de España, instalada el pasado mes de octubre en la Casa Invisible.

Una horca con la bandera de España, instalada el pasado mes de octubre en la Casa Invisible.

Casi 11 años ha tardado el Ayuntamiento de Málaga en activar el procedimiento administrativo mediante el que recuperar el dominio sobre el edificio de la Casa Invisible, ocupado de manera irregular en marzo de 2007. Si bien durante un año se normalizó el funcionamiento del colectivo socio-cultural como inquilino del inmueble, la ausencia de autorización de uso ha sido la tónica a lo largo de este periodo. La situación se agrava después de que a finales de 2014 la Gerencia de Urbanismo emitiese una orden prohibiendo expresamente la celebración de actos de libre concurrencia en su interior por la situación de inseguridad de ciertas instalaciones.

A pesar de todo ello, solo después de las polémicas desatadas en los últimos meses sobre actos organizados en este equipamiento (el último con la invitación de dos ex presos de la banda terrorista Grapo) es cuando el Consistorioha dado el pasado definitivo. Los datos aportados desde el equipo de gobierno del PP justifican la actuación en la existencia de numerosos incumplimientos por parte del colectivo, al tiempo que se subraya la apertura de 103 actas de denuncia por parte de la Policía Local en nueve años.

Desde finales de 2014 pesa una orden cautelar para que no haya actos de libre concurrencia

La Junta de Gobierno Local fue la encargada de acordar ayer el inicio de los trámites para recuperar la posesión del inmueble, rechazando, primero, la solicitud de cesión realizada por la Fundación los Comunes y, segundo, anunciando, una vez se obtenga la posesión, la redacción del proyecto técnico de rehabilitación del inmueble y su destino a equipamiento comunitario. La hoja de ruta, una vez se dé audiencia a los interesados, pasa por que sea el Ayuntamiento el que asuma la ejecución de los trabajos de recuperación, que podrían superar el millón de euros, para ponerlo en uso. Posteriormente, se licitará en pública concurrencia la concesión para uso cultural.

Entre las razones puestas sobre la mesa por el equipo de gobierno para actuar de este modo se mencionan el ejercicio de actividades sin contar con las preceptivas licencias y/o autorizaciones, algunas de ellas como la de bar sin ligazón con actividades culturales; la medida cautelar de cierre decretada en 2014 por razones de seguridad, lo que puso de manifiesto la necesidad de acometer obras que se está demorando en el tiempo y la necesidad de una solvencia económica no acreditada; la falta de colaboración en las inspecciones requeridas e imposibilidad de acceso al personal técnico para la actualización de la Inspección Técnica de Edificios.

"Por más loable que pueda ser la actividad cultural de la Fundación Los Comunes, que ha sido considerada entidad de utilidad pública municipal, dicha actividad no puede desarrollarse al margen del cumplimiento de las normas", sentencia el Ejecutivo local por medio de una nota informativa.

En el argumentario realizado se hace especial hincapié en la necesidad de que se hubiesen desarrollado sobre el edificio las obras necesarias mediante las que garantizar las medidas de seguridad necesarias. Sobre ello, se apunta que fue Urbanismo el que en 2011, 2014, 2015 y 2016, mediante ejecución subsidiaria, llevó a cabo las obras "de carácter urgente que no podían demorarse tales como retirada de elementos sueltos de fachada, reparación de huecos por rotura de tejas, etc". A esto se suma que el Servicio de Conservación de Urbanismo está elaborando el informe de actualización de ITE (Inspección Técnica de Edificios) del inmueble, que resultó desfavorable en 2014.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios