Málaga

Málaga permite ya la apertura de los bares de copas si ofrecen comida a sus clientes

  • El Ayuntamiento encuentra el encaje en la normativa autonómica vigente 

  • Los locales tendrán que respetar un aforo limitado al 60% y no habrá pista de baile

De la Torre, durante una protesta de empresarios del sector hostelero. De la Torre, durante una protesta de empresarios del sector hostelero.

De la Torre, durante una protesta de empresarios del sector hostelero. / Javier Albiñana

El Ayuntamiento de Málaga lanza un nuevo salvavidas al sector hostelero de la capital y, de manera más precisa, a los bares de copas y de ocio nocturno, afectados de lleno por las últimas restricciones fijadas para controlar el Covid-19. Los responsables del área de Comercio han encontrado una salida en la actual normativa autonómica que va a permitir a estos empresarios retomar la actividad perdida el pasado mes de agosto.

Para ello, lo único que han de hacer es ampliar los servicios que ofrecen a sus clientes, de manera que a la bebida habitual sumen comida, pudiendo ser fría y sin necesidad de que el establecimiento disponga de cocina. A esta primera exigencia se añaden las ya fijadas en la orden de la Junta de Andalucía del pasado 16 de agosto. Y esto incluye la necesidad de que el aforo interior del local quede limitado a un 60% como máximo, la reducción de los horarios y que se eliminen las pistas de baile.

"Solo podrán tener mesas y sillas", expuso la responsable municipal del departamento, Elisa Pérez de Siles, quien precisó que la acción es ya efectiva. Para el buen funcionamiento de esta variación, la Policía Local tiene ya la información al respecto, existiendo además el compromiso de los empresarios de acatar las restricciones establecidas.

Con este movimiento, el Ayuntamiento da respuesta a las demandas que el sector viene realizando desde hace semanas. En su exigencia, los empresarios llegaron a salir a la calle reclamando una reacción de las administraciones públicas y una especie de plan de rescate dada la brutal caída de la facturación que vienen sufriendo desde hace meses.

Málaga se suma, de este modo, a otras ciudades andaluzas, como Cádiz, donde desde finales de agosto los establecimientos denominados de hostelería especial con música se acogieron a esta opción. Si bien hasta ese momento su oferta no contemplaba comida, para poder abrir empezaron a vender pequeños platos, chacina, quesos y otras degustaciones. La solución encontrada en Madrid es semejante, aunque en este caso es el Gobierno autonómico el que ha anunciado que desde el 15 de octubre se permitirá que puedan operar como restaurantes las discotecas, salas de baile y bares de copas.

En términos numéricos, los locales que se pueden beneficiar de esta medida se encuentran emplazados, principalmente, en el Centro histórico, Hay que se cuentan del orden de 16, a los que añadir otros en Teatinos, Carretera de Cádiz y el puerto de la capital.

Ésta es la última salida que encuentra el Consistorio en el intento de minimizar el efecto de la pandemia sobre los negocios de hostelería. Desde la declaración del estado de alarma a mediados de marzo y después de que de manera paulatina se fuesen levantando las restricciones establecidas, los movimientos del equipo de gobierno del PP son claros en favor del sector.

Los beneficiarios son unos 16 locales en el Centro, a los que suman otros en Teatinos, Carretera de Cádiz y el puerto

Ya lo hizo al permitir un incremento sustancial de la ocupación de la vía pública para la instalación de las terrazas, tratando con ello de compensar la imposibilidad inicial de abrir el interior de los locales. La realidad, sin embargo, es que este exceso de ocupación permitida se mantiene a día de hoy y se continuará con la misma hasta finales de año.

Otro de los gestos municipales con la hostelería fue el impulso de un plan para incentivar el consumo en los bares y restaurantes del casco antiguo, La Malagueta y el Soho (así como de los comercios). El modo de atraer a los consumidores era el regalo de entradas para poder entrar en los museos municipales, bonos para el uso del transporte público y dos horas de aparcamiento por solo un euro. Una acción que, según los empresarios, se ha traducido en un aumento de personas por el barrio.

La última iniciativa anunciada por el Ejecutivo local incluye un plan de subvenciones dotado de 5 millones de euros. A la espera de que se concreten todos los detalles de las bases de la convocatoria, es seguro que los beneficiarios podrán usar el dinero que reciban para sufragar gastos de distinta naturaleza, incluyendo los derivados del alquiler de los locales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios