Málaga

Málaga cierra 2020 con 16.500 parados más que hace un año, situándose la tasa en el 19,32%

  • El valor final supone una ligera mejoría respecto al tercer trimestre del año, respecto al que hay 24.700 parados menos

Imagen del cierre de un negocio de ropa. Imagen del cierre de un negocio de ropa.

Imagen del cierre de un negocio de ropa.

2020, el que puede ser considerado uno de los peores años en la historia de Málaga, cierra con 16.500 parados más que el año pasado. Los datos de la Encuesta Pública de Población Activa (EPA) hechos públicos este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE) ponen de manifiesto la incidencia negativa que la crisis sanitaria del Covid está teniendo sobre la economía malagueña y, por ende, sobre el empleo. 

En términos absolutos, el cuarto trimestre del ejercicio pasado concluye con 156.300 parados, frente a los 139.800 de 2019. El crecimiento es de casi un 12%. Esto supone que la tasa de paro se sitúa en el 19,32% (16,13% es la tasa de España), 1,57% más que hace un año, pero 3,28 puntos menos que al cierre del tercer trimestre, cuando se contaban 181.000 parados (-24.700). La tasa de paro es especialmente grave en el caso de las mujeres, ya que alcanza el 24,76%, frente al 14,35% de hombres. 

Tomando como referencia estos parámetros, Málaga tiene la quinta cifra de parados más elevada del mapa nacional, solo por detrás de Madrid (480.000), Barcelona (391.400), Sevilla (208.000), Valencia (182.700) y Alicante (175.900). Siendo grave la situación actual, las estadísticas confirma que sigue muy lejos de lo ocurrido en la anterior crisis económica y financiera, cuando la tasa de paro llegó a dispararse hasta un 36%.

Bien es cierto que estos números tienen letra pequeña, por cuanto todos los empleados inmersos en un Expediente Temporal de Regulación de Empleo (ERTE) se consideran ocupadas porque tienen un trabajo, independientemente de que lo estén ejerciendo o no. Esto implica que en el supuesto de que la finalización de los Ertes pueda conllevar despidos, la cifra de parados crecerá.  

Frente a este valor claramente negativo, cabe destacar un ligero aumento del número de personas ocupadas, que pasa a ser de 652.600, 4.700 más que el año anterior. De ellos, 362.200 son hombres, mientras 290.000 son mujeres. Este registro supera con creces el del tercer trimestre, cuando, según estas mismas estadísticas, eran 619.800 las personas que estaban trabajando en la provincia. 

¿Cómo es posible que haya más gente trabajando y más parados a la vez? Esto se debe a que se ha disparado la población activa, es decir, el número de personas con más de 16 años que puede y quiere trabajar. Algo que parece muy vinculado al momento presente, en el que la caída de ingresos fuerza a muchos a tener que salir al mercado laboral o estar en disposición de trabajar.

La Encuesta de Población Activa (EPA) se realiza desde 1964, siendo la metodología vigente en la actualidad la de 2005. Se trata de una investigación continua y de periodicidad trimestral dirigida a las familias, cuya finalidad principal es obtener datos de la fuerza de trabajo y de sus diversas categorías (ocupados, parados), así como de la población ajena al mercado laboral (inactivos). La muestra inicial a nivel nacional es de unas 65.000 familias al trimestre que equivalen aproximadamente a 160.000 personas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios