Málaga

Málaga ganó el año pasado casi medio millón de turistas en alojamiento reglado

  • Los hoteles, apartamentos turísticos, campamentos y establecimientos rurales superaron los 28,6 millones de pernoctaciones

Un grupo de turistas en el paseo marítimo de Fuengirola. Un grupo de turistas en el paseo marítimo de Fuengirola.

Un grupo de turistas en el paseo marítimo de Fuengirola.

Los alojamientos turísticos de la Costa del Sol sortearon el año pasado, en general, con buena nota porque hubo crecimiento tanto de viajeros como de pernoctaciones en la mayoría de los casos. Los hoteles, apartamentos turísticos, campings y establecimientos de turismo rural -toda la oferta reglada- recibieron el año pasado a 7 millones de viajeros, lo que supuso un nuevo récord histórico, 442.128 más que un año atrás y un alza interanual del 6,6%. Esos turistas realizaron, a su vez, 28,6 millones de pernoctaciones, 812.295 más que en 2016, un 2,9% más. El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó la semana pasada los datos de viajeros y estancias de los hoteles y ayer hizo lo propio con el resto de establecimientos reglados, permitiendo conocer así en su conjunto el comportamiento de la demanda turística en la provincia malagueña. Fue récord de viajeros y pernoctaciones, pero el dato no está completo porque ni el INE ni ningún otro organismo contabiliza a los miles de turistas españoles y extranjeros que se han alojado en viviendas de uso turístico y que, por tanto, elevarían esa cifra final, máxime si se tiene en cuenta que en varios puntos de la provincia hay más camas de viviendas turísticas que hoteleras.

Los apartamentos turísticos superaron el año pasado los 1,3 millones de viajeros tras experimentar un incremento de clientes del 20,5%. Casi un millón fueron extranjeros y, al tener una estancia media de 5,2 días, se disparó el número de pernoctaciones. Este tipo de alojamiento registró el año pasado 6,8 millones de estancias, un 10% más, de las cuales 5,5 correspondieron a turistas extranjeros y los 1,2 restantes a nacionales. Los hoteles suelen ser los grandes protagonistas en el sector turístico, pero cabe señalar que, con estos datos en la mano, los apartamentos también están teniendo un peso importante en las preferencias de los viajeros al acaparar un tercio de las pernoctaciones de los hoteles.

La repercusión de los campamentos y de los establecimientos de turismo rural es bastante más moderada, pero también tuvo un buen 2017. En el caso de los campamentos, el año pasado recibieron a 197.987 turistas, un 6,7% más, que realizaron 1,2 millones de pernoctaciones, un 10,6% más. Ese volumen tan amplio de pernoctaciones se debe a que la estancia media de los turistas en los campings es superior a la media con seis días y medio. En turismo rural se consiguió captar la atención de 127.685 viajeros, un 42% más, con 641.590 pernoctaciones, un 48,7% más. El volumen es pequeño pero el crecimiento anual, como se puede apreciar, ha sido muy importante. Desde Turismo Costa del Sol justificaron ayer ese fuerte incremento en turismo rural en la repercusión que ha tenido el Caminito del Rey o la Gran Senda, sobre todo en el mercado internacional. "Sus espectaculares cifras vienen a confirmar que es un modelo de turismo en verdadera proyección para la provincia de Málaga", comentó ayer el presidente de este organismo, Elías Bendodo, en un comunicado de prensa.

Los grados de ocupación han sido también amplios, permitiendo así una mejora del empleo. En el caso de los apartamentos turísticos la ocupación media anual fue del 65% con 2.856 trabajadores, en los campamentos se ha ocupado el 48% de las parcelas con unos 200 empleados y en turismo rural la media fue del 25% con 1.340 empleos.

A eso hay que sumarle la aportación hotelera, que es la más importante de largo. Los hoteles sumaron el año pasado 5,3 millones de turistas con 19,8 millones de pernoctaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios