Maribel Queipo | Investigadora del Ibima “La carrera de investigador es difícil porque tiene muchas cortapisas”

  • Cree que uno de los avances más importantes de la investigación han sido los tests genéticos que determinan si una persona tiene más riesgo de un tumor y permiten aumentar la prevención

Maribel Queipo, en el laboratorio del Ibima ubicado en el Hospital Clínico. Maribel Queipo, en el laboratorio del Ibima ubicado en el Hospital Clínico.

Maribel Queipo, en el laboratorio del Ibima ubicado en el Hospital Clínico. / Javier Albiñana

MARIBEL Queipo reconoce que el camino de la investigación no es fácil. Pero ella tiene su fórmula: constancia y mucho trabajo. Así, esta bióloga malagueña ha llegado a estar entre los niveles más altos de la investigación biomédica.

–¿De la investigación se come?

–Sí, se come; con mucho esfuerzo.

–¿Se tuvo que ir fuera?

–Tuve que hacer una estancia postdoctoral y la hice en Toulouse, en Francia, en un centro del Inserm [ Institut National de la Santé et de la Recherche Médicale]. Estuve seis meses.

–¿La mujer está infrarrepresentada en la ciencia?

–Aquí en Málaga no. Si te fijas en el laboratorio, la mayor parte del personal de investigación son mujeres. Pero en general, depende de las áreas. En Medicina y Biología hay muchas mujeres; pero en Ingeniería y otras carreras técnicas hay muchísimas menos mujeres.

–Hace poco ha sido el día de la mujer y la ciencia. ¿Qué mensaje lanzaría?

–Que adelante, que nada es imposible, que es esto es cuestión de constancia y mucho trabajo. Todo el mundo lo puede conseguir, independientemente del sexo.

–¿Es difícil ser investigador?

–El camino de la investigación es más difícil, pero no por ser bióloga... Da igual la asignatura en la que seas investigador. La carrera de investigador es complicada porque tiene muchas cortapisas. Tienes que ir consiguiendo contratos de investigación concatenados uno detrás de otro, para conseguir esos contratos tienes que publicar y que conseguir financiación. Si no la consigues por cualquier motivo, como por ejemplo la baja maternal, es un periodo de tiempo en el que tu investigación se para un poco. Ahora los contratos se contempla la baja maternal.

–¿Qué significa? ¿Que permiten perder un año de publicaciones?

"El Metro antes que al Civil, que llegue al PTA porque allí es más difícil acceder y porque está creciendo mucho”

–Exactamente. Te permiten valorar un año que otra persona estaría fuera de la convocatoria. Te compensan no haber tenido tantas publicaciones el año de baja maternal.

–¿Usted tiene hijos?

–Dos, de 14 y 11 años.

–Sabes de qué habla...

–Sí, pero eso es ahora. En mi tiempo no se contemplaba. Yo lo perdí todo. Ahora sí se contempla. Así que como en mi tiempo no se contemplaba, lo que hacías era trabajar con el niño en casa. Yo dejaba lo que tenía que hacer en ordenador para ese periodo, en vez del trabajo de laboratorio. Yo daba la teta y al mismo tiempo escribía el trabajo. No podías parar. Ahora eso se contempla. Es importante, es un paso adelante.

–¿Cómo van las ayudas a la investigación?

–En general, hay muchas. Hay muchísimas ayudas, pero les veo un problema. Y es que están pensadas para que todo el mundo sea jefe de grupo. Y no es posible que en un grupo todo el mundo sea jefe. Hay personas que no quieren dirigir un grupo. A ellas les gustaría estar de forma permanente dentro de una estructura de investigación, pero no existe esa posibilidad. Los contratos son sucesivos y van pasando desde predoctoral, postdoctoral hasta que llegas a senior y es obligatorio. Si te paras en uno de ellos, se acabó tu carrera de investigador.

–¿Deberían ser de otra forma?

–Que pueda haber puestos intermedios en los que la gente pudiera mantenerse de forma permanente, con contratos de investigación sin llegar a ser un investigador senior o jefe de grupo.

–¿Hay que escalar necesariamente?

–Exactamente. Te obliga a escalar continuamente porque si no te quedas sin contrato. Es complicado. Los contratos normalmente son por tres o cinco años. Llega un punto en que si todo el mundo llega hasta arriba, cómo se va a mantener.

–Tiene que haber indios.

–Exactamente y hay gente que quiere ser indio y no puede porque tiene que ascender a la fuerza.

–¿Con la crisis se perdió financiación para investigación?

–Sí. Se financiaban mucho menos, tanto contratos como proyectos de investigación. Ahora se va recuperando. Las partidas presupuestarias han aumentado poco, pero han mejorado.

–¿Hay poca financiación privada?

–Aquí es casi todo público. Si hay financiación privada es sobre todo en ensayos clínicos. Pero saliendo del modelo de ensayo clínico, la financiación privada es baja todavía. Las empresas deberían implicarse más. Muchos de los productos finales de nuestras investigaciones podrían ser fácilmente patentados.

–Con sencillez hábleme de algunas de sus investigaciones.

–Ahora investigamos qué papel juegan las bacterias de nuestro cuerpo tanto las intestinales como las del tejido mamario en la aparición del cáncer colorrectal y de mama. En el cáncer colorrectal se sabe, seguro que participan las bacterias intestinales en su desarrollo e incluso pueden condicionar el resultado del tratamiento. Y en el cáncer de mama es muy reciente, pero se ha visto que existen bacterias en el tejido mamario y que esas bacterias a través de sustancias que producen pueden estar también relacionadas con la aparición del tumor en cierto modo. Es uno de los condicionantes. Es una hipótesis. Estamos tratando de averiguar cuáles son esas bacterias y qué papel exacto tienen en la formación del tumor y en la respuesta al tratamiento.

–¿Esto lo investigan con más gente de España y el mundo?

–No, lo de mama se está haciendo ahora mismo aquí en Málaga. Sólo lo hace el Ibima [Instituto de Investigación Biomédica de Málaga]. –

También participó en investigaciones en las que transplantan heces de personas sanas para tratar la diabetes porque esas bacterias intestinales de personas sanas tienen un valor terapéutico ¿Cómo va eso?

–Lo hemos hecho sólo en modelos animales y mejora la diabetes. Son ratones libres de gérmenes.

–¿Cómo hacen eso?

–A los ratones los ponemos obesos y hacemos que desarrollen diabetes con una dieta alta en grasas. Como si comieras hamburguesas, mucho beicon y patatas fritas con aceite malo. Con antibióticos, dejamos a los ratones sin bacterias en los intestinos y luego hacemos el trasplante de heces procesadas de personas sanas.

–¿Y mejoran?

–Sí.

–Es paradójico, podemos viajar por el aire con los aviones, pero no hay cura para la diabetes...

–Llegará el día en que se podrá prevenir y retardar su aparición, seguro. Y con el cáncer, nuestro objetivo es utilizar las bacterias como herramienta diagnóstica; para saber si son un biomarcador para un diagnóstico precoz. Creemos que son un biomarcador precoz del desarrollo del cáncer.

–¿Qué necesitan los investigadores?

Estabilidad. Es fundamental. Una estabilización de nuestros contratos. Que no nos evalúen cada cuatro o cinco años y tengamos que volver a presentarnos a otro tipo de convocatoria diferente. Estoy de acuerdo en que tiene que haber un control de la actividad que se realiza y que tienen que exigir unas publicaciones, la consecución de proyectos. Pero no que tengamos que cambiar de contrato continuamente. Tiene que valorarse el que más produce y el que menos. Se tiene que tener en cuenta. Pero que nuestros contratos tengan sólo cuatro años y que tengas que presentarse de nuevo a otro es mucha incertidumbre por mucho que produzcas. Con los Nicolás Monardes te van evaluando cada cuatro o cinco años, pero no tienes que cambiar de modelo de contrato. Es una estabilización para investigadores seniors, que es el que me han dado recientemente.

–¿Algún día habrá un nuevo Hospital Regional con un centro de investigación?

–Ya los hospitales de Málaga tienen unidades bastante potentes de investigación. Pero que haya un edificio físico que aúne a todos los grupos que están repartidos por los diferentes hospitales... lo veo difícil. Sería conveniente porque habría sinergia y se avanzaría más rápido.

–¿Los políticos entienden la importancia de la investigación?

–Ahora la van entendiendo un poquito más, pero creo que no lo suficiente. Porque siempre se rebaja, se rebaja de la partida de investigación y un país que no investiga, no avanza.

–¿Algún logro que le haya impactado de la investigación y que repercuta en la asistencia?

–Los tests genéticos que se hacen hoy en día. En aquellas personas que son de alto riesgo, ayudan, antes de que desarrollen el tumor, a llevar un seguimiento estricto.

–¿Qué le gustaría descubrir?

–Algo de verdad importante que ayude si no a curar, a mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer.

–¿Hace falta un nuevo gran hospital en Málaga?

–No lo sé... Pero la verdad es que servicios como Oncología o Cardiología están saturados. Probablemente sí; o distribuir la población de otra forma porque hay demasiados pacientes.

–¿Pondría ese nuevo hospital en los aparcamientos del Civil?

–Sí, sería una buena ubicación. Sería un buen sitio, con un centro para un instituto de investigación.

"Al nuevo gobierno andaluz le pido que aumente el número de facultativos para reducir listas de espera”

–Trabaja en el laboratorio del Instituto de Investigación Biomédica (Ibima) ubicado en el Clínico. Por lo tanto, conoce muy bien este centro sanitario ¿Qué reivindicaría para este hospital?

–La verdad es que el Clínico funciona muy bien. Posiblemente más recursos y más espacio porque hay servicios que están sobresaturados.

–¿Qué le falta a la provincia?

–A nivel cultural está en un punto muy importante. A nivel asistencial está muy bien. Pero hay que mejorar las infraestructuras. Por ejemplo, nuestro río Guadalmedina; esa es una obra imprescindible porque desmejora a la ciudad. Y más camas de hospital, porque nunca son suficientes.

–¿El Metro lo llevaría al Civil o al PTA?

–Al PTA porque es más difícil acceder hasta allí que al Civil y está creciendo muchísimo. Lo llevaría hacia el PTA porque revitalizaría toda esa zona.

–¿Se ha montado en patinete?

–Hay que regularlo. No sólo porque te puedan atropellar andando, sino por el hecho de que se dejen en mitad de la calle... Interrumpen el paso y es peligroso. Yo no sólo el hecho de que no haya un carril específico para ellos, sino el hecho de que se puedan abandonar en cualquier calle de la ciudad.

–¿Qué le pediría al nuevo Gobierno autonómico?

–Que estabilicen a los investigadores sanitarios que ahora tenemos un contrato detrás de otro, pero nunca somos indefinidos. En la asistencia, que aumenten el número de facultativos para reducir las listas de espera. Y que aumenten los recursos para investigación, no sólo a proyectos de investigación, sino también a mantenimiento de personal investigador.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios