Marifrán Carazo | Consejera de Fomento de la Junta de Andalucía "Los malagueños no se merecen que volvamos a dar falsas fechas para el Metro de Málaga"

  • Defiende la necesidad de "ser creíbles" frente a los anuncios de la anterior Administración regional

  • Asegura que el Gobierno andaluz va a ser "serio", basando "el discurso de ampliación" del suburbano "con estudios de demanda reales"

Marifrán Carazo, a la derecha de la imagen, en el acto de apertura de la Alameda. Marifrán Carazo, a la derecha de la imagen, en el acto de apertura de la Alameda.

Marifrán Carazo, a la derecha de la imagen, en el acto de apertura de la Alameda. / Jesús Mérida

La puesta en servicio definitiva del Metro de Málaga queda en el aire. La Junta de Andalucía sigue sin confirmar fecha alguna para la terminación de la infraestructura ferroviaria, cuya obra arrancó hace ahora algo más de trece años y que está operativo de manera parcial desde hace cinco año. La consejera de Fomento, Marifrán Carazo, ha vuelto este miércoles a eludir fijar un calendario de culminación de los tramos ahora en fase de ejecución entre el intercambiador de Renfe y la Alameda Principal.

"No puedo decir cuándo se va a poner en servicio", ha afirmado al ser preguntada por esta cuestión justificando su continuada renuncia a abordar el asunto en la necesidad de "ser creíbles" en contraposición con el anterior Ejecutivo andaluz, al que ha acusado de dar fechas "que nunca llegaron".

La posición política de la Junta contrasta con la que se maneja en el plano técnico. Ya son dos los documentos oficiales en los que la Administración regional admite que el hito final se aplaza a 2021, modificando, otra vez, la última fecha acordada con la concesionaria responsable de la explotación del suburbano, que era noviembre de 2020. De un lado, el Presupuesto ya en vigor de la Junta para 2019 menciona esa previsión temporal y, más recientemente, el pliego de condiciones que rige la contratación de las obras de arquitectura e instalaciones que restan por materializar incide en ello.

A pesar de ello, Carazo ha eludido confirmar o desmentir ese plazo. "Los malagueños no se merecen que volvamos a dar falsas fechas; no puedo decir cuando se va a poner en servicio", ha afirmado en el acto de apertura parcial de los laterales norte y sur de la Alameda después que hayan sido objeto de una importante tarea de reurbanización y peatonalización.

A lo más que ha accedido ha sido a confirmar en que con la colaboración de las empresas adjudicatarias. Acciona y Sando, se puedan acortar los tiempo de desarrollo de la infraestructura y se puedan "reducir los plazos y poner cuanto antes el Metro en servicio; hemos intentado ser lo más realistas posibles". "No voy a decir cuándo vamos a poner en servicio el Metro", ha insistido, asumiendo que se trata de la respuesta "más buscada" en este momento. "La voluntad es que termine cuando antes tras tanto daño que se ha hecho a la ciudad", ha abundado.

De la Torre dice que la concesionaria "se llevó al huerto" al anterior Gobierno andaluz

La titular de Fomento ha contado con el respaldo del alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, que lejos de cuestionar la negativa a fijar plazos, lo ha aplaudido. "Este es un gobierno riguroso; al anterior le daba igual decir 2011 o 2009, sabiendo que no era viable pero como había elecciones", ha denunciado. Incluso, ha recordado que los anteriores responsables autonómicos, con el PSOE al frente, fueron "víctimas de su propia incompetencia" por los retrasos acumulados en la obra, al punto de firmar una modificación del contrato muy ventajoso para la concesionaria. "La concesionaria se lo llevó al huerto", ha dicho de manera explícita.

Carazo tampoco ha desvelado si reclamará al Ayuntamiento de Málaga el pago de los costes de explotación a los que, de acuerdo con el convenio original del Metro de 2003, está obligado. Y ello a pesar de que desde el arranque de las operaciones del ferrocarril urbano, a mediados de 2014, son las arcas autonómicas las que han tenido que soportar un coste de 346 millones de euros para garantizar su funcionamiento. De hecho, esta aportación supone una media de 12 euros por cada uno de los 28 millones de pasajeros que se han subido a los trenes en los cinco años de servicio.

Al respecto, la consejera se ha limitado a recordar que como en Sevilla, el Metro de Málaga está marcado por los sobrecostes en la construcción y por "una mala planificación". "Hay que empezar a hacer las cosas bien con estudios rigurosos de demanda; el nuevo Gobierno tiene que ser serio y el discurso de ampliación tiene que hacerse con estudios de demanda reales", ha expuesto.

Un mensaje que genera dudas respecto a lo que pueda ocurrir finalmente con las opciones de ampliación en superficie del ferrocarril urbano hacia el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), como trazado prioritario, o soterrado hacia el entorno del Hospital Civil. Precisamente, el primero de los ramales ya está siendo objeto de un estudio de demanda que será utilizado como base para la decisión final.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios