Marítimas

Mercancías de segunda mano desde el puerto de Málaga hacia África

  • Un variado cargamento salía hace unos días para Mauritania en lo que podría constituir el inicio de unas operativas continuadas

Camiones cargados esperando su embarque con destino a Mauritania. Camiones cargados esperando su embarque con destino a Mauritania.

Camiones cargados esperando su embarque con destino a Mauritania. / J. C. Cilveti

A finales de la pasada semana, en concreto entre las jornadas del jueves y el sábado, el puerto de Málaga vivió uno operativa de carga nada habitual. Procedente de Gibraltar, el buque de carga rodada Caroline Russ, uno de los mayores de estas características entrado en las aguas del puerto, atracaba en el muelle número cuatro para iniciar el embarque de una muy variopinta mezcla de mercancías, todas ellas de segunda mano.

Con destino al puerto mauritano de Nouakchott, la amplia rampa de popa del Caroline Russ se posó en tierra para comenzar la carga de las 93 unidades rodantes que conformaban este convoy; una singular caravana de camiones, remolques, autobuses y coches que, rescatados del desguace iban cargados de múltiples productos.

Intentando aprovechar al máximo el espacio útil de estos medios de transporte, en sus interiores se pudieron ver durante la operativa: electrodomésticos, colchones, piezas de motor, ruedas, ropa usada, sillas, pavimentos cerámicos, placas solares o material de construcción entre otras muchas cosas.

Gestionado este embarque por la empresa Solafi Shipping, una compañía de origen libanés con sede en Valencia dedicada al envío por mar de suministros, la operativa realizada hace unos días en el muelle de Heredia, según pudo saber Málaga Hoy, parece que podría repetirse en aguas malacitanas en detrimento del puerto de Almería, lugar por el cual y hasta la fecha se estaban realizando estas cargas.

Con la complejidad que supone el control de operaciones como éstas, y con la peculiaridad de que toda la mercancía transportada, desde los camiones hasta los colchones, es usada, el puerto malacitano no es la primera vez que afronta este tipo de embarques. En abril de 2012, la explanada de carga entre los muelles seis y siete albergó un convoy similar que, tras tener algunos problemas aduaneros, finalmente pudo ser embarcado en un buque de carga general.

Poco tiempo después, en concreto en marzo de 2013, la compañía Sallaum Lines con sede en Emiratos Árabes Unidos, eligió a Málaga como punto de embarque en una línea entre Amberes y diferentes puertos africanos en la que se transportaban coches y maquinaria de construcción de segunda mano; una ruta que algunos meses después de su inicio abandonó los atraques malagueños.

Unos embarques con mercancías que aquí han sido desechadas y que volverán a ser usadas en el continente africano.

Más información sobre marítimas en El blog de Juan Carlos Cilveti: La mar de historias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios