Málaga

El Metro activa el traslado del muro oeste del fuerte de San Lorenzo

  • El desmontaje se hará en los próximos días

  • Los restos se repondrán al lugar para hacerlos visibles

El muro del fuerte de San Lorenzo de la zona oeste. El muro del fuerte de San Lorenzo de la zona oeste.

El muro del fuerte de San Lorenzo de la zona oeste. / s. s.

Los operarios de las empresas Acciona y Sando, integrantes de la unión temporal a la que la Junta de Andalucía adjudicó los trabajos de construcción del tramo del Metro entre el puente de Tetuán y la futura estación de Atarazanas, están afanados en los trabajos previos necesarios para proceder al levantamiento y traslado de parte del muro oeste del fuerte de San Lorenzo encontrado en la trazado del túnel. Según informaron a este periódico fuentes próximas a la iniciativa, la previsión es que a lo largo de esta semana quede el dispositivo listo para poder montar el soporte necesario que posteriormente servirá para ejecutar el desmontaje de la estructura. Al respecto, añadieron que probablemente el último paso se dé a lo largo de la semana que viene.

A la espera de que se concreten los plazos definitivos, lo que sí parece claro es que el procedimiento a seguir será semejante al ya empleado a mediados del pasado mes de marzo para intervenir sobre el muro de la zona este del fuerte. En aquella ocasión fue necesario emplear una grúa de cientos de toneladas de peso para izar las piezas en las que fue cortada la muralla afectada. Cada uno de los trozos en los que quedó dividida pesaba 30 toneladas, siendo trasladados a un espacio habilitado en una nave, especialmente vigilada, y cubiertos por lonas para su conservación. A esto se sumó la habilitación de recipientes con agua para mantener las condiciones de humedad y evitar cualquier tipo de patologías. La precisión de la acción fue tal que la pérdida de material original es inferior al centímetro.

En el caso de la sección de la muralla oeste el valor de la actuación es mayor si se tiene en cuenta la pretensión de hacerlo visible desde el exterior. Meses atrás, desde la Consejería de Fomento y de la Gerencia de Urbanismo confirmaron la disposición a estudiar esta medida en coordinación con el Ayuntamiento de Málaga dada la incidencia que ello tiene dentro del proyecto de reurbanización de la Alameda Principal. La propuesta manejada en el seno del Consistorio pasa por la creación de una especie de pliegue acristalado a la altura de la calle Ordóñez, de una altura semejante a la de una persona, a través del cual los peatones podrán contemplar los restos del fuerte, que data de los siglos XVI-XVII, y que está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios