Tribunales | Violencia de género

Niega haber matado a su pareja en Torrox y dice que al verla muerta la abrazó

  • El acusado se enfrenta a una petición fiscal de 19 años por un delito de homicidio, quebrantamiento de condena y malos tratos

Ciudad de la Justicia.

Ciudad de la Justicia. / Javier Albiñana

El hombre acusado de matar a su pareja en Torrox tras asestarle diez puñaladas y someterla durante toda la relación a maltrato físico y psíquico ha negado los hechos y ha asegurado que se la encontró muerta y que tras quitarle un cuchillo que tenía en el cuello la abrazó.

El juicio con jurado ha comenzado este lunes en la Ciudad la Justicia de Málaga y durante toda la declaración ha mantenido su inocencia y ha afirmado que era "la madre de sus hijos, la mujer que yo quería y me la encontré muerta", "en ese momento perdí toda la vida, perdí a la madre de mis hijos".

El acusado se enfrenta a una petición fiscal de 19 años por un delito de homicidio, quebrantamiento de condena y malos tratos, y se pide alejamiento de los dos hijos que tenían en común e inhabilitación para el ejercicio de la patria potestad.

Pese al alegato de inocencia que ha mantenido el acusado, el fiscal considera que el procesado ejerció la violencia como exclusiva forma de relación entre ambos durante toda su vida en común, extremo que ha negado "nunca la he maltratado".

La fiscal delegada en Andalucía de Violencia sobre la Mujer, Flor de Torres, ha insistido en que el acusado es un maltratador y que cuenta ya con dos sentencia condenatorias y ha destacado que las pruebas son tajantes y rotundas.

Ha reconocido que el día de los hechos habían discutido unas horas antes pero que él abandonó el domicilio y al volver se encontró la puerta abierta y al entrar fue cuando la vio con un cuchillo en el cuello.

Ha mantenido que le quitó el cuchillo y la abrazó y que debido a ello estaba manchado de sangre, al tiempo que ha afirmado que ella tenía otra pareja y que entre ellos tenían problemas.

Por otra parte, ha asegurado que tanto él como ella consumían drogas y que en esa casa iban muchas personas a consumir.

La víctima tenía con el presunto maltratador dos hijos, de 7 y 12 años, y el fiscal destaca que el agresor, con antecedentes por delitos de la misma naturaleza, es poseedor de los indicadores y características psicológicas y sociales de riesgo sobre la mujer.

El fiscal ha mantenido ante los miembros del jurado que el presunto agresor y la víctima mantuvieron una relación de pareja de al menos 14 años y el acusado ejerció el patrón de sujeto activo dentro del ámbito de violencia de género, caracterizado por el uso de la violencia física y psíquica de forma generalizada.

En 2012 nació su segunda hija y mantuvieron una relación intermitente dados los constantes ingresos en prisión del acusado, hasta que la mujer puso fin a su relación tras denunciarlo por violencia de género, por cuyos hechos fue condenado, siempre según el fiscal.

Pese a la referida condena, después de los hechos sentenciados como maltrato habitual, el acusado reanudó su relación y "volvió a ostentar el mismo dominio sobre su pareja sometiéndola a sus designios y ejerciendo la violencia como exclusiva forma de relación entre ambos".

Además, el fiscal destaca que trasgredió de forma constante la medida de alejamiento y, el 27 de septiembre de 2018, tras una fuerte discusión como solían tener de forma constante, tras forcejear con ella y producirle varias heridas la apuñaló con un arma blanca.

Supuestamente empleó un cuchillo de 17 centímetros de largo y tres de ancho y le provocó un total de diez incisiones, cuatro de ellas en el tórax y seis en la extremidad superior izquierda con distinta afectación de órganos.

El fiscal señala que el acusado la agredió pese los gritos de auxilio de la mujer y que ésta falleció por la gravedad de las heridas y debido a que una le alcanzó el corazón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios