Municipal

Teresa Porras tras la ruptura de Cs: "Van a bloquear la ciudad"

  • Los empresarios llaman a la "responsabilidad" de los partidos

  • El partido naranja confirmó ayer su rechazo a la llegada de la UCAM

Consejo de Urbanismo celebrado ayer. Consejo de Urbanismo celebrado ayer.

Consejo de Urbanismo celebrado ayer. / S. Sánchez

Comentarios 1

La negativa de Ciudadanos a facilitar una expropiación de suelo necesaria para avanzar en el desembarco de Universidad Católica de Murcia en la ciudad y su ya anunciado rechazo a la aprobación de los presupuestos municipales de 2019 encienden las alarmas en el seno del equipo de gobierno del PP, que empieza a temer un escenario de bloqueo continuo en los tres meses que restan para finalizar el presente mandato.

De manera categórica se pronuncia en estos términos la concejala de Cruz de Humilladero, Teresa Porras, edil de plena confianza del alcalde, Francisco de la Torre, quien consideró que lo ocurrido ayer en el Consejo de Urbanismo con el debate sobre la UCAM "es una prueba más del bloqueo que va a haber en esta ciudad". "Antes decían que sí y ahora dicen que no; es una pena para esta ciudad", afirmó. Incluso, llegó a señalar que esta actitud se le podría volver en contra a Cs en las elecciones del mes de mayo.

Vista de los terrenos elegidos para el proyecto de la UCAM. Vista de los terrenos elegidos para el proyecto de la UCAM.

Vista de los terrenos elegidos para el proyecto de la UCAM. / Javier Albiñana

Y no es la única integrante del Ejecutivo local que piensa de este modo. Otra edil se mostró convencida de que en los meses que restan hasta los comicios municipales este va a ser el modus operandi. "Aunque hayan apoyado previamente el proyecto aunque sea en detrimento de la ciudad; ya estamos acostumbrados al cambio de criterio de Cs de un día para otro", dijo. 

En esta misma línea se expresó el concejal de Seguridad, Mario Cortés:"van a bloquear la gestión municipal para que no podamos seguir haciendo cosas en la ciudad". Otra fuente próxima al gobierno local fue muy gráfica en su expresión: "ya podemos irnos todos a nuestra casa porque nos vamos a mover ni un solo papel".

Frente a la tesis que se empiezan a manejar en el Ejecutivo local, el viceportavoz de Cs en la Casona del Parque, Alejandro Carballo, vino a confirmar que a diferencia de lo que venía sucediendo en la etapa previa, ahora "vamos a votar según el criterio que tengamos en el grupo; antes estábamos en el marco de un acuerdo en el que a veces hemos cedido nosotros y otras eran ellos; roto ese marco tiramos con nuestro propio criterio".

La sombra de duda respecto a las consecuencias que empieza a tener el divorcio de los ex socios políticos alcanza también a los propios empresarios. La secretaria general de la Asociación de Promotores y Constructores (ACP) de Málaga, Violeta Aragón, admitió "preocupación" porque la ciudad se quede sin aprobar unos nuevos presupuestos, dada la repercusión que ello va a tener sobre la "paralización de inversiones".

"Quiero pensar que tendrán la responsabilidad de no convertir la ruptura del acuerdo en una negativa constante a todos los proyectos en marcha y que no se hagan rehenes a los ciudadanos y a las empresas con una paralización de los proyectos de la ciudad", expuso Aragón.

Por el momento, a la espera de nuevos asuntos a poner sobre la mesa, la desavenencia entre Cs y el PP puso freno a la expropiación de una pequeña parcela de unos 328 metros cuadrados de suelo en el sector Minerva, incluida en la delimitación de terrenos seleccionada por el equipo de gobierno del PP para cederlo para uso universitario.

El voto contrario de Cs quedó asentado en las dudas sobre la viabilidad de la iniciativa encabezada por la Universidad Católica de Murcia y en su creencia de que es más interesante para la ciudad explorar la convocatoria de una concurrencia que permita a cualquier institución académica asentarse sobre ese emplazamiento, de unos 38.000 metros cuadrados situado en el litoral oeste de la ciudad.

El partido naranja fue en buena medida protagonista en el Consejo de Urbanismo de ayer, en particular por la mención que el resto de grupos hizo a su cambio de postura en el asunto de la UCAM. Su no se sumó al ya previsto del PSOE, Málaga Ahora y Málaga para la Gente para superar los votos del PP. "Lamentamos que ciertos grupos dijesen una cosa y ahora la contraria", afirmó el concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, en alusión a su antiguo socio. Durante el debate, en un segundo plano, la concejala de Cruz de Humilladero, Teresa Porras, llegó a comentar: "van a bloquear la ciudad".

"Nuestra oposición a que la UCAM se implante en Málaga y a costa de los malagueños, si compra su suelo y monta su proyecto no hay inconveniente pero no en los mejores sueños de Málaga", expuso el concejal del PSOE Sergio Brenes, quien dio "la bienvenida al cambio de postura de CS". "Ojalá la hubiesen tenido antes, nos hubiésemos ahorrado el derribo de La Mundial", dijo.

La portavoz de Málaga Ahora, Ysabel Torralbo, incidió en que si bien la expropiación no menciona a la UCAM sí queda claro que se trata de una acción relacionada con el protocolo de finales del año pasado. "Es una de las universidades que tiene problemas, litigios en Murcia; si vamos a repetir el mismo esquema será un desastre", afirmó, al tiempo que recordó su actitud "homófoba, con manifestaciones impropias para un centro académico".

En la misma línea, el portavoz de Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, consideró que la enajenación del suelo "forma parte de un proyecto que han vendido y que hemos combatido desde el principio". "Nos alegramos de que Cs haya reconsiderado su postura y de que no sea partidario de un operación que implica a una universidad que no aporta nada a la ciudad, que está en los puestos más bajos de todos los ranking", remarcó, destacando su negativa a ceder terrenos a una universidad privada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios