Málaga

El Puerto de Málaga impulsa la construcción de un nuevo edificio para el Puesto de Control Fronterizo

  • Activa la redacción del proyecto de las instalaciones, cuyo coste final se estima en unos 2,3 millones 

  • Las instalaciones, que se asentarán en el muelle 6, permitirán dar respuesta a la operativa exigida por los nuevos tráficos

Vista del puerto de Málaga. Vista del puerto de Málaga.

Vista del puerto de Málaga. / Javier Albiñana

El Puerto de Málaga acaba de activar el proceso para impulsar la construcción en los próximos meses de un nuevo edificio destinado a albergará las nuevas dependencias del Puesto de Control Fronterizo (PCF) del recinto, así como la urbanización de la parcela, de unos 4.300 metros cuadrados, en la que quedará localizado, dentro del muelle 6. El coste estimado para esta intervención es de 2.340.000 euros.

Para concretar los detalles de la intervención a realizar, la Autoridad Portuaria ha licitado este lunes el servicio de redacción del proyecto de estas instalaciones, con un presupuesto de 121.000 euros (IVA incluido) y un plazo de cinco meses. 

De acuerdo con lo fijado en el pliego de condiciones técnicas que rige este procedimiento, el inmueble programado albergará las instalaciones donde se realizarán los controles e inspecciones necesarias para asegurar que los productos que se importan y exportan reúnen las condiciones adecuadas higiénicosanitarias y de calidad comercial. 

El control depende de la Administración General del Estado y es normalmente requisito indispensable para que la mercancía objeto del transporte pueda ser despachada por Aduanas y abandonar el Puerto hacia su destino. Los organismos operantes serán, por consiguiente: Ministerio de Sanidad, Subdirección General de Sanidad Exterior; Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, tanto en Sanidad Animal como Sanidad Vegetal; la Aministración de Aduanas; el Servicio Oficial de Inspección, Vigilancia y Regulación de las Exportaciones (SOIVRE), entre otros.

La construcción quedará dividida en tres zonas diferenciadas: la primera, los muelles (hay ocho muelles para los distintos usos, con sus diferentes almacenes y cámaras refrigeradas); la segunda, la de los servicios (se comunican desde el muelle y albergan las salas de inspección, pasos higiénicos, vestuarios y aseos), y la tercera, ubicada en la planta alta, es la de las oficinas para Sanidad Exterior, Sanidad Vegetal y Animal. 

La planta baja tiene una superficie aproximada de 2.340 metros cuadrados construidos y estarán dotados, al menos, de cuatro salas de inspección, dos cámara de congelación, dos  ámaras de refrigeración, un almacén de temperatura ambiente con opción de equipar para refrigerado dos almacenes de temperatura ambiente, dos rampas de acceso para carretillas elevadoras y de diez muelles de carga/descarga con cuatro puertas seccionales, entre otros.

La planta alta tiene una superficie aproximada de 400 metros construidos y estarán dotados de siete oficinas, dos distribuidores, dos archivo, dos aseos privados. A estos elementos hay que sumar una superficie de aparcamiento de 277 metros cuadrados.

La construcción de este edificio se plantea ante la incapacidad de las actuales instalaciones del Puesto de Control Fronterizo de asumir las operativas necesarias para los nuevos tráficos que está desarrollando el Puerto. A esto hay que sumar los últimos requerimientos del Ministerio de Agricultura, que hacen "prácticamente imposibles de cumplir en las actuales instalaciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios