Málaga

Salud confirma a los padres del Caro Baroja que casi todos son casos de gripe A

  • Técnicos de la Delegación de Salud, el distrito sanitario y el servicio de Epidemiología se reunieron ayer con la comunidad educativa del centro ante la alarma y el malestar creados · El colegio continuará abierto

Los padres del colegio Julio Caro Baroja, en Guadalmar, estaban ayer citados en dos turnos para asistir a una reunión con técnicos de la Delegación de Salud, médicos del Distrito Sanitario y del Servicio de Epidemiología. El objetivo, aclarar sus dudas y despejar el malestar sembrado por la "falta de información", según apuntaban algunas familias. En este encuentro, los especialistas confirmaron que casi la totalidad de los casos de gripe que circulan, en torno a un 98%, son debidos al nuevo virus H1N1, es decir, que se trata de la gripe A. Pero descartaron que se deba cerrar o fumigar el centro porque "el foco no está en el colegio, está en los niños enfermos", dijeron los técnicos, capitaneados por Yolanda González, jefa del Servicio de Salud.

Más de un centenar de padres, además del claustro de profesores, se agolpó en el comedor con un buen número de dudas por resolver. Si el pasado miércoles en un comunicado el colegio les transmitía que "no hay ningún caso que conozcamos de gripe A", ayer la información era totalmente distinta. Desde Salud aseguraban que aún no ha empezado la estacional, así que los cuadros gripales que están diagnosticando los pediatras se deben al nuevo virus y cifraron en 105 el número de bajas producidas en este colegio a día de ayer.

La alta cantidad de contagios y su rápida propagación es también uno de los factores que confirman la entrada de la gripe A en el Caro Baroja, como subrayaron ayer. Además, Yolanda González afirmó que "una red de médicos centinelas" aportan la información necesaria para llegar a estas conclusiones. La sintomatología, como volvieron a explicar los médicos, es fiebre de más de 38 grados, tos y mocos y, en algunos casos, vómitos y diarrea. "Los adultos lo están pasando incluso peor que los niños, sufren más dolores articulares y musculares", dijeron.

Ante la pregunta de los familiares de qué hacer ante esto, recomendaron que el niño con fiebre permaneciese sin ir a clase de siete a diez días, aunque antes le haya bajado la temperatura, una medida que contradice las instrucciones que, según algunos padres, les están dando los pediatras de sus hijos. Los padres también pidieron que se lleven a cabo otras medidas de protección, además de un estudio epidemiológico del centro y una posible fumigación. Pero los médicos volvieron a repetir que "no se van a seguir otros protocolos que los que recomienda la Organización Mundial de la Salud" y que los niños se pueden contagiar tanto en clase, como "en el centro comercial, en el autobús o en el cine".

La consejera de Salud, María Jesús Montero, aseguró ayer que "no hay motivo alguno" para el cierre del colegio, tras recordar que todos los casos registrados en dicho centro son de carácter leve, en grupos que no son de riesgo y en un contexto mundial de pandemia, "que significa que el virus circula ya en todos los lugares, como por ejemplo los mismos parques". Sin embargo, una treintena de padres prefirió no mandar a sus hijos al colegio o los retiró durante la mañana.

El AMPA presentó escritos ante la dirección del centro y las delegaciones de Salud y Educación para exponer quejas, sobre todo de falta de información, y pedir aclaraciones para conocer exactamente los protocolos que se están siguiendo y qué medidas se van a tomar para "evitar males mayores".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios