Málaga

Salud pone casi una multa diaria por vulneración de la ley antitabaco

  • La provincia acapara el 83% del monto de sanciones aplicadas en la comunidad autónoma

Comentarios 1

"El tabaquismo es la primera causa prevenible de muerte". Así lo advierte la Delegación de Salud en la primera línea del balance de las actuaciones realizadas el año pasado de cara a garantizar el cumplimiento de la ley que pretende atajar un hábito tan secular como nocivo. Como se puede prevenir y hay un mandato legislativo, los inspectores llevaron a cabo en 2013 6.529 controles, recibieron 272 denuncias y abrieron 279 expedientes. El resultado es que a lo largo del año pasado, Salud tramitó 215 sanciones. La cifra supone que -si se descuentan fines de semanas y festivos- prácticamente se aplica una multa diaria por incumplimiento de la ley antitabaco.

Según el balance de la Delegación, el año pasado se pusieron en la provincia sanciones por 779.342 euros. El dato supone que Málaga acapara el 83% del monto total de las multas aplicadas en toda la comunidad autónoma. La Administración sanitaria explica que ese elevado porcentaje que concentra la provincia se debe en parte a "la capacidad de resolución y el trabajo" de los inspectores y de los empleados del servicio de Procedimiento -que es el que ejecuta los expedientes abiertos-. Pero también a que en en el ámbito provincial se ha producido un incremento de las sanciones graves o muy graves, que eleva la cuantía de las multas. Entre ellas, Salud cita la venta de tabaco a menores -castigada con 6.900 euros y que fue la más alta de 2013- o la comercialización de este producto en establecimientos sin autorización, penalizados con 3.700 euros.

Aunque la provincia concentra cuatro de cada cinco euros de las sanciones económicas aplicadas en Andalucía, la Delegación aclaró que el nivel de cumpimiento de la ley es alto. "Superior al 97%", según sus datos. De las 272 denuncias que llegaron a Salud, 17 fueron realizadas por particulares. La mayoría de ellas -el 70%-, por permitir fumar en un lugar no autorizado. Y de éstas, la mitad -52%- era en establecimientos de restauración.

Pero el grueso de las actas levantadas -255- procede de agentes de la autoridad; desde policías locales a nacionales, pasando por guardias civiles e inspectores sanitarios. Casi dos tercios fueron iniciadas por la Policía Local de diferentes municipios de la provincia. En la mitad de los casos, por la venta de tabaco en lugares no permitidos. Para concienciar a la población de los efectos nocivos del tabaco, la Delegación de Salud recuerda que cada año fallecen en Andalucía unos 10.000 fumadores a causa del tabaco y otras 600 personas, como consecuencia de su exposición al humo. Incluso insiste en que el tabaquismo es "responsable" de una gran proporción de los tumores de boca y pulmón -de los que se dan 3.400 casos al año en la región-, así como de enfermedades cardiopulmonares y respiratorias.

De acuerdo a los datos facilitados por la Administración autonómica, en Málaga fuma un tercio de la población. La provincia es de Andalucía la que registra una mayor diferencia entre hombres y mujeres. Fuma el 39,3% de ellos y el 24,8% de ellas, según la Encuesta Andaluza de Salud correspondiente a 2011-2012.

Las campañas de sensibilización antitabáquica y las medidas legislativas han conseguido estabilizar el consumo. Incluso cada vez hay más fumadores que -conscientes de los efectos perniciosos de hábito- intentan dejarlo. La Administración andaluza pone diversos recursos sanitarios y educativos (ver recuadro) para prevenir la adicción o tratar de curarla. Todas estas iniciativas están agrupadas bajo el Plan Integral contra el Tabaquismo (PITA).

Salud ha abierto otro frente: la lucha contra el cigarrillo electrónico, un dispositivo que ha proliferado tras el endurecimiento de la ley antitabaco desde principios de 2011. Desde comienzos de 2014, la Junta prohibió el cigarrillo electrónico en centros sanitarios, sociales y educativos autonómicos, así como en aquellos donde se desarrolle actividad con menores. La Consejería ha dado instrucciones a los centros de su competencia y del ámbito educativo para que no permitan este dispositivo. Además, ha remitido una recomendación en el mismo sentido para que se prohiba en centros sanitarios y sociales de la Junta. Incluso, ha impulsado en el Consejo Interterritorial de Salud que se establezca un control de ese producto que se vende como una alternativa más sana que el tabaco, pero que en realidad no pasa ningún control sanitario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios