Málaga

Sinfonía rosa

  • Los flamencos ya ofrecen en la Laguna de Fuente de Piedra su peculiar espectáculo de color para deleite de las numerosos aficionados que acuden a verlos

Sinfonía rosa Sinfonía rosa

Sinfonía rosa

La Laguna de Fuente de Piedra está ya convertida en un espectáculo rosa por la presencia de un considerable número de flamencos a los que acompañan otras aves, unas de estancia permanente y otras de presencia temporal, que convierten al humedal en un espectáculo para los sentidos de los amantes de la observación de aves. Además, la presencia de los buscados flamencos y su característico color rosa no se hace especialmente complicado para el público en general ni para aquellos que acuden sin los equipos de observación de los aficionados a la ornitología. Y es que en el Laguneto, una pequeña laguna situada a la entrada hacia el centro de interpretación y recepción de visitantes, se les puede ver ya de forma frecuente en tarea diaria de filtrar el agua para alimentarse, ajenos a las miradas de decenas de personas y de los objetivos de las cámaras que les apuntan sin cesar.

Este mismo espacio cuenta con un punto de observación perfectamente camuflado en el que es posible realizar observación sin ser detectado por las aves y observar el vuelo de las mismas mientras se mueven de un lado a otro de la misma. Allí, con un poco de suerte y algo de paciencia, también es posible ver a los flamencos arrancar a volar sobre el agua y completar sus vuelos casi a ras de agua para cambiar el lugar en el que buscan alimentos.

Mientras tanto, en la propia laguna también se puede observar una gran concentración de aves que utilizan este humedal, que en estos días recibe ya una importante presencia de visitantes que buscan ver algunas de las especies presentes, en la que, además de los conocidos flamencos, se pueden ver otros como el avefría, el ánade real, el zampullín común o la gallineta, entre otros. Mientras tanto, a pocos kilómetros del humedal principal, la llegada del agua a las lagunas de Campillos también hacen que algunas de estas especies pueden observarse en estos pequeños humedales, que también cuentan en algunos casos con puntos de observación, por lo que es bastante fácil en estos momentos el poder observar las aves a una relativa corta distancia, ya que las distancias son mucho menores que en la Laguna de Fuente de Piedra.

De este modo, la observación de las aves está casi garantizado a los amantes de la naturaleza, que sin demasiadas complicados y con facilidades de acceso, pueden realizar recorridos caminando mientras disfrutan de diferentes especies en el agua y en los cielos, como en coche, ya que es bastante fácil moverse de un punto a otro y utilizando para ello carreteras, ya que en la mayoría de estos hay una vía próxima y no es necesario el realizar largos recorridos andando.Eso sí, unos prismáticos se convierten en el mejor de los aliados en cualquiera de las dos opciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios