Málaga

Sólo 30 incidencias en el primer mes del plan de acceso al centro

  • Se han producido cerca de 40.000 movimientos de vehículos, 1.194 al día · Según el concejal de Movilidad, "la respuesta ha sido bastante satisfactoria"

El sistema de acceso restringido al centro histórico de Málaga capital ha superado su primer mes con apenas 30 incidencias, más o menos una al día, la mayoría de ellas debido al alcance con los bolardos que controlan la entrada y salida de vehículos, ya sea por desconocimiento o por imprudencia de los conductores.

Según los datos dados a conocer ayer por el concejal de Movilidad, Juan Ramón Casero, en un mes se han producido un total de 39.381 movimientos, lo que supone 1.194 al día. Y sólo una treintena de incidentes, la mayoría de ellos protagonizados por turismos (23), mientras que el resto fueron de un quad, dos taxis, dos furgonetas y dos motos. Refiriéndose a estos datos, Casero valoró que el plan "está funcionando muy bien", teniendo en cuenta que "cualquier alteración en una costumbre ancestral como es el propio centro supone alguna protesta y alguna sorpresa, pero en general y después de más de un mes de su puesta en servicio, la respuesta ha sido bastante satisfactoria".

Asimismo, el edil del PP aseguró que los vecinos están "satisfechos y contentos" con la medida, al igual que los comerciantes, que "ven que esto levanta nuevas expectativas"; además del sector del transporte de mercancías, que da cobertura a los más de 1.500 establecimientos del centro histórico.

Los vehículos autorizados para acceder al casco antiguo han pasado de 4.000 a 6.723 desde la puesta en marcha del plan. "A medida que se vaya remodelando la infraestructura vamos a tener un centro que nada tendrá que envidiar a los mejores de España", apostilló Casero, al tiempo que subrayó que el nuevo plan "potenciará el turismo y vendrá a mejorar la calidad de vida de los residentes de la zona".

Pese a los "satisfactorios resultados" que está cosechando este plan, el pasado martes Urbanismo ordenó la retirada de unos bolardos que estaban ubicados en algunas calles del centro histórico ante la necesidad, al parecer, de acceder a las mismas para realizar ciertos trabajos, acción que no fue comunicada al área de Movilidad en un nuevo episodio de descoordinación municipal.

Respecto a la decisión del Consistorio de retrasar hasta después de la Feria las multas por saltarse la nueva norma, que impide el acceso al centro histórico sin autorización, el concejal popular justificó la medida "para no añadir dificultad a la puesta en marcha del proyecto". Los controles quedarán desactivados los nueve días que duren las fiestas.

Los conductores que infrinjan las limitaciones de la denominada almendra del casco antiguo serán sancionados con una multa de hasta 150 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios