Málaga

Tejón y Rodríguez, 'punto negro cofrade'

  • Los responsables de la obra elevan la altura de la valla e instalan una red como medida de prevención

Operarios trabajan en el interior del edificio de la plaza del Teatro, cuyo desnivel supera los 11 metros. Operarios trabajan en el interior del edificio de la plaza del Teatro, cuyo desnivel supera los 11 metros.

Operarios trabajan en el interior del edificio de la plaza del Teatro, cuyo desnivel supera los 11 metros. / javier albiñana

A la espera de una solución definitiva para el acceso de las cofradías a la calle Tejón y Rodríguez, cuyo desnivel de la calzada respecto a la obra de Insur supera los once metros, la propia empresa constructora ha instalado diversas medidas de seguridad para aportar soluciones ante posibles incidentes. Además de retranquear la valla, la propia instalación supera los dos metros de altura y cuenta, desde ayer, con una red hasta la altura del primer piso que aumenta la protección en este entorno. Igualmente, a lo largo de la valla se ha ubicado cartelería indicativa del peligro de situarse a su sombra.

Tras el anuncio realizado por parte de los responsables de seguridad de la ciudad, que recomendaron el cambio de recorrido en una reunión celebrada a mitad de semana con la Agrupación de Cofradías y las once hermandades afectadas, tanto la institución de San Julián como el propio Consistorio acordaron mantener la próxima semana un encuentro donde se plantee una propuesta en caso de riesgo de incidente. Tras dejar en manos de las cofradías esta decisión, diversos expertos en la materia analizan la situación en cada caso y propondrán algunas soluciones globales y consensuadas.

A este respecto, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, insiste en que el Ayuntamiento esperará a conocer la propuesta de los expertos, si bien indicó que "la zona no tiene mucha anchura y no permitirá tampoco que haya mucha gente". Para facilitar el acceso de los tronos, la calle Tejón y Rodríguez se encuentra despejada de bolardos y farolas que habitualmente se ubican en este tramo. Igual suerte correrá la valla que separa la acera y la calzada en el tramo final, coincidiendo con Carretería, frente al habitual aparcamiento de motos.

Cuestionado sobre la posibilidad de dejar expedita de público la vía, De la Torre aludió a que "no tiene por qué si el público que acompaña al cortejo va detrás". La anchura de los tronos, de ocho varales en todos los casos, ha motivado en años anteriores el desalojo de la zona para facilitar la maniobra, sirviendo el aparcamiento como único espacio donde el público ha podido contemplar las procesiones. Las vías de evacuación, sin embargo, siguen siendo una de las mayores preocupaciones, dada la instalación de puestos ambulantes en ambos extremos de la calle. Las hermandades afectadas decidirán el próximo martes, tras analizar las propuestas de los expertos en la materia, cuál es la forma de evitar este punto negro cofrade y no prolongar en exceso su tiempo en la calle.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios