Málaga

De la Torre zanja el Metro al Civil: ni es útil, ni rentable, ni lo quieren los vecinos

  • Insiste en usar los 41 millones en prolongarlo a la Marina

  • La Junta, abocada a licitar la obra sin el apoyo necesario para iniciarla

Imagen de archivo de De la Torre y Díaz, en la inauguración del Metro, en junio de 2014. Imagen de archivo de De la Torre y Díaz, en la inauguración del Metro, en junio de 2014.

Imagen de archivo de De la Torre y Díaz, en la inauguración del Metro, en junio de 2014.

Si la semana pasada era el Ayuntamiento de Málaga el que tenía sobre su tejado la pelota del partido que viene jugando desde hace años sobre el Metro, definitivamente la cuestión queda en el alero de la Junta de Andalucía. Con independencia de que no haya un pronunciamiento oficial por escrito del Ejecutivo local cerrando la puerta a la construcción del ramal en superficie hasta el entorno del Hospital Civil, todos los mensajes del alcalde, Francisco de la Torre, profundizan en su rechazo a facilitar la ejecución del tramo ferroviario.

Y ello deja, inequívocamente, al Gobierno andaluz ante la duda de dar el paso definitivo y licitar la obra a pesar de que no contará con las facilidades municipales para arrancar los trabajos u de optar por aplazar este trámite confiando en que tras las municipales de 2019 encuentre un socio institucional que sí sea favorable al tranvía. Un detalle a tener en consideración es que en la actualidad todos los grupos municipales, salvo el PP, defienden la terminación de la red con esta pieza. Por el momento, el camino a seguir por la Consejería de Fomento sigue siendo el de tramitar el concurso.

La última demostración de su negativa al Metro al Civil la dio ayer De la Torre. Un día después de ser exigido por la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, para que fuese "sensato" y cumpliese el compromiso asumido en 2013, la respuesta del mandatario local es contundente. No solo por considerar que esta parte de la infraestructura no es "prioritaria", sino por negar la validez de la misma.

"Ni es útil, porque rompe el esquema del Metro y crea problemas para el transporte público que ya funciona con la EMT; rentable lo será para los socios privados, que han pasado de tener una TIR de 7% al 10% con esa modificación del contrato; y no se produce de acuerdo con las necesidades de los vecinos, porque no ha habido consenso vecinal".

En su argumentación, el regidor reiteró la existencia de rechazo vecinal y adujo el efecto negativo que traería consigo el funcionamiento de la línea tranviaria, al tocar de lleno cuatro líneas de autobuses que circulan por el espacio de Eugenio Gross y Blas de Lezo, entre otras vías. A estas dos razones, sumó que su desarrollo iría en contra del mensaje que lanzó la propia presidenta andaluza cuando en septiembre de 2013 apuntó que esta obra, antes de impulsarse, debía contar con el punto de vista favorable de los vecinos.

"Si yo fuera responsable de la Junta en orden de prioridades tendría otras en este tema del Metro", dijo, aludiendo, por ejemplo, a la utilización de los 41 millones de euros en los que se estima la ejecución del Metro en superficie a prolongar hasta la Plaza de la Marina el tramo soterrado previsto hasta la Alameda o afrontar su extensión desde el campus de la Universidad hasta Campanillas, primero, y el PTA, después. "Y esperaría a tener más recursos para hacer la línea bajo tierra o a coordinarlo con el tema del Guadalmedina", apuntó.

Frente a la premura con la que el Gobierno andaluz insiste en desbloquear la llegada a la zona del Civil, el alcalde pidió que Díaz se preocupe por la falta de ritmo en el avance de los trabajos ya fijados aludiendo de manera directa al tramo Renfe-Guadalmedina. "Toda esa zona es como un paréntesis en la brillantez de la ciudad; es una zona sucia, con conflicto de tráfico tremendo; llevan seis años desde que la obra empezó, tres años con la obra parada. Eso no es tolerable", afirmó molesto, al tiempo que añadió: "estoy sorprendido y escandalizado de la indiferencia con la que la Junta ha visto que una obra se ha eternizado durante años, perjudicando a comercios y a una zona de la ciudad muy afectada; parece que le da igual ese tema".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios