municipal

De la Torre y las obras que anticipan la campaña

  • El alcalde empieza a sacar provecho a las inversiones repartidas en los distritos visitando proyectos apenas iniciados y otros que están pendientes de adjudicar

De la Torre atiende a las explicaciones sobre la segunda fase de la calle Vélez-Málaga, aún sin adjudicar. De la Torre atiende a las explicaciones sobre la segunda fase de la calle Vélez-Málaga, aún sin adjudicar.

De la Torre atiende a las explicaciones sobre la segunda fase de la calle Vélez-Málaga, aún sin adjudicar.

A un año vista de que los malagueños vuelvan a ser llamados a las urnas para la elección de su alcalde o alcaldesa, la actividad impulsada por el Ayuntamiento de Málaga se dispara. El motor municipal, que desde el arranque del mandato ha funcionado con marchas cortas, se acelera con numerosas obras e intervenciones en los distritos de la ciudad. El mapa urbano queda ahora salpicado por operarios que, con actuaciones de índole menor, dibujan una estampa de actividad novedosa en un mandato condicionado por la pérdida de la mayoría absoluta y por una economía municipal que sigue lastrada.

Esta revolución se nutre del combustible que aportan los más de 37 millones de euros repartidos por el equipo de gobierno del PP en el marco de las denominadas Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS). Un montante económico que se dio a conocer a finales del pasado año pero que no ha empezado a plasmarse sobre el terreno hasta la fecha. Lejos de pasar desapercibido, la estrategia ha sido la de dar luz a la misma con visitas que, en otro escenario temporal, se hubiese obviado.

Ya se anuncia una batida semejante en los meses previos a las elecciones de 2019

Muchas de ellas con el alcalde y ya candidato del PP a la reelección, Francisco de la Torre, como protagonista. A modo de ejemplo. El 6 de mayo, acompañado de una comitiva integrada por los concejales de distrito Este, Carlos Conde; de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, y de Sostenibilidad Medioambiental, José del Río, De la Torre visitó la zona de El Limonar y Cerrado de Calderón, donde se promueve la rehabilitación de la Fuente de Berrocal y su entorno, presupuestado en más de 900.000 euros. La presencia en la zona se producía antes incluso de que se hubiese adjudicado e iniciado la actuación. El 8 de mayo, junto al concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, y a la edil del Centro, Gemma del Corral, contempló in situ el arranque de las actuaciones en calle Ancha del Carmen, donde se contempla una inversión de medio millón de euros para semipeatonalizar el eje.

Al día siguiente, De la Torre visitaba la actuación llevada cabo para la rehabilitación y recuperación de la alcubilla de la calle Postigos, en la que el Instituto Municipal de la Vivienda (IMV) invirtió 40.000 euros. Por la tarde, recorría la renovación en la Plaza del Patrocinio junto a los equipos de Ordenación del Territorio y Vivienda y el distrito Centro.

El sábado 12 de mayo, junto a estos dos mismos ediles, se pudo ver al regidor en el Paseo Marítimo Ciudad de Melilla en un acto en el que ni siquiera había una zanja o una primera piedra como excusa. Pendientes aún de adjudicar la segunda fase de la reurbanización de la calle Vélez-Málaga, se podía ver al regidor atendiendo a las explicaciones de los técnicos de la Gerencia de Urbanismo sobre lo que se piensa ejecutar en la zona.

El 14 de mayo fue otra jornada activa. A las 17:00 visitaba, junto al presidente de la Diputación, Elías Bendodo, las obras de la tercera fase del Parque de San Rafael, y apenas una hora más tarde hacía lo propio con el bulevar que conecta las avenidas Plutarco y Jorge Luis Borges. Resulta previsible que buena parte de estas mismas visitas acaben repitiéndose en los próximos meses, una vez los trabajos estén en fase de culminación.

A falta de una partida de inversiones de entidad, el Ayuntamiento se valió el año pasado del remanente cosechado para poner en marcha un plan con 37,5 millones de euros para el desarrollo de unas 150 actuaciones. La mayoría de ellas de una entidad económica menor, pero que sirven para recuperar zonas deterioradas en los once distritos de la capital. La tramitación de estos fondos obligaba a tener los pliegos para la contratación de las obras antes de que finalizase 2017, permitiendo el desarrollo de las obras sobre el terreno en los primeros meses de 2018.

Superado ese programa, el propio equipo de gobierno del PP ya anunciaba semanas atrás que el mismo tendrá una copia con un montante semejante o superior tras el verano. Es decir, con el calendario justo para desplegar a lo largo de la ciudad cerca de 40 millones en los meses y semanas previos al paso por las urnas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios