Málaga

De la Torre rescata la idea del Metro-bus para sustituir el tranvía al Civil

  • El alcalde dice que sumaría los viajeros que necesita la concesionaria La Junta lo veta por ser más lento y ocupar el mismo espacio

Como ya hiciera en noviembre de 2013, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, vuelve a poner sobre la mesa la idoneidad de sustituir la propuesta del tranvía en superficie desde la estación Guadalmedina hasta el final de la calle Blas de Lezo por el Metro-bus. Un sistema sustentado sobre la reservar de espacio para la circulación de un autobús y que, a su juicio, permitiría a la concesionaria, Metro Málaga, alcanzar los niveles de demanda de usuarios necesarios para garantizar el equilibrio financiero de la explotación.

Para el regidor, esta fórmula, que no es más que la ejecución de un carril bus y su separación del resto de la calzada, se podría haber planteado hace ya algo más de dos años, cuando, de la mano, la Junta de Andalucía, el Consistorio y los socios privados en el proyecto acordaron la terminación de la red del ferrocarril urbano con un tramo que culminaría, a ras de calle, en la trasera del Hospital Civil. Ahora, ante el rechazo frontal que la operación genera en parte de la vecindad del distrito Bailén-Miraflores, el regidor del PP vuelve a exponer la idea como una solución adecuada en el momento actual.

"Puede haber plantearse ahora si no hubiera ese consenso vecinal, que es lo fundamental, porque es lo que se firmó en noviembre de 2013, dijo De la Torre, quien cuestionó que en su momento la Consejería de Fomento rechazase "sin ninguna razón" la opción del Metro bus. "No crearía ningún problema en la zona de Eugenio Gross y Bailén-Miraflores, que está en contra", apostilló.

Quizás la iniciativa sea una de las que De la Torre exponga próximamente al presidente de Metro Málaga, Javier Pérez Fortea, quien el pasado lunes, en una entrevista a Málaga Hoy subrayaba el riesgo que recae sobre toda la red de no completarse con su llegada a la zona norte. A su juicio, bloquear esta parte de la infraestructura podría causar la retirada de la financiación ya concedida e invertida al Banco Europeo de Inversiones (BEI), ascendente a unos 325 millones de euros. "Sí que es cierto que si no llegamos al Civil, estoy convencido de que la financiación existente del BEI sería retirada, por decirlo de una manera suave. Sin esa financiación el proyecto no sobrevive", sentenció Pérez Fortea.

A pesar de la contundencia del socio privado, el alcalde por el momento se mantiene firme en condicionar de manera severa el desarrollo de esta parte de la solución acordada a finales de 2013 para desbloquear la entrada en funcionamiento del Metro. En este sentido, volvió a criticar no solo a la Junta si no también a la concesionaria, por haber "perdido un tiempo precioso" en el intento de convencer de los residentes y comerciantes de las bondades del tranvía. "¿Por qué se negó la Junta en los meses de otoño de 2013, incluso verano, a plantear una solución que no hubiese sido el Metro en superficie, sino el bus y la solución intermodal? hubiese sido magnífico, más barato", incidió. "Tengo todo el derecho del mundo a hablar en estos términos; estoy cargaito de razón", señaló.

Desde la Agencia de Obra Pública de Andalucía, cuestionaron abiertamente la posibilidad planteada por el regidor. Al respecto, señalaron cuatro afecciones, debido a la "penalización" que tendría este sistema, dada la necesidad de realizar transbordo desde el Metro al autobús; por el escollo tarifario, "ya que te montas de un modo a otro"; porque la rapidez no será similar al Metro, y porque la ocupación de calzada sería semejante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios