Málaga

"Trabajamos para que Málaga tenga un Metro de primer nivel", afirma Díaz

  • Exige a De la Torre que cumpla la palabra dada en 2013, cuando avaló el tranvía al Civil

Susana Díaz dialoga con Francisco de la Torre, ayer. Susana Díaz dialoga con Francisco de la Torre, ayer.

Susana Díaz dialoga con Francisco de la Torre, ayer. / javuier albiñana

El futuro inmediato del Metro de Málaga sigue jugándose en el terreno de la dialéctica. Sin variación alguna en la posición de rechazo que el Ayuntamiento de Málaga mantiene respecto a la prolongación en superficie del trazado hasta el entorno del Hospital Civil, la Junta de Andalucía se mantiene en el escenario de la cautela ante los numerosos interrogantes jurídicos y económicos que genera la posibilidad de ir adelante con el trámite de contratación de una obra cuya ejecución se antoja imposible sin una mínima colaboración municipal.

A la espera de que pueda haber movimiento de fichas, solo queda la reclamación. Y a ello apeló ayer la presidenta andaluza, Susana Díaz, cuando en su visita a la capital malagueña, volvió a reclamarle al alcalde, Francisco de la Torre, que cumpla con la palabra que dio en abril de 2013, cuando ambos mandatarios validaron políticamente el acuerdo que permitía desbloquear la terminación del ferrocarril urbano.

Apunta un posible interés electoral del alcalde al "dejar pasar el tiempo"

El compromiso recordado por Díaz quedó plasmado pocos meses después en un protocolo de intenciones que recibió la firma del propio regidor. En el mismo se desgajaba en dos la terminación del Metro. Del tramo original entre el río Guadalmedina y la plaza de toros de La Malagueta se pasó a un primer tajo bajo tierra entre el cauce y la mitad de la Alameda Principal y un segundo, en superficie, desde la futura estación Guadalmedina (junto a El Corte Inglés) hasta la trasera del Civil. Mientras la primera de las piezas no ha recibido objeción alguna por parte del dirigente local, el segundo suma ya varios acuerdos ejecutivos contrarios a su desarrollo.

Más de cuatro años después de que se rubricase ese acuerdo y de que la Consejería de Fomento culminase la redacción del proyecto constructivo, la obra sigue sin quedar desbloqueada. Algo que Díaz relaciona con la falta de voluntad de De la Torre por aceptar la intervención. "Lo que no quisiera pensar es que el alcalde quiere dejar pasar el tiempo, que nos plantemos en las elecciones y que se diga que no ha dado tiempo", afirmó sobre este asunto, subrayando que antes de que lleguen los comicios locales de 2019 hay tiempo para que "todos cumplamos con nuestro compromiso". "Mi palabra la estoy cumpliendo y espero que el alcalde la cumpla también para que los tiempos no sigan corriendo porque si no la gente dice que se lían los políticos y los proyectos no salen adelante", enfatizó la presidenta andaluza.

Sobre lo que no tiene respuesta clara es sobre si la disposición de la Junta es la de ir adelante con la obra pese a la posición contraria del equipo de gobierno del PP. Pregunta por ello, eludió una contestación directa y se limitó a señalar que la Administración autonómica "va a seguir trabajando para que Málaga tenga lo que se merece, un Metro de primer nivel, sostenible, que ayuda al transporte de las personas". "Todas estas polémicas gratuitas a lo único que contribuyen es al ruido entre administraciones, que algunos creerán que les va bien en clave electoral, pero que no les va bien a los ciudadanos".

A día de hoy la duda en torno a los pasos que va a dar la Junta se mantiene intacta. Y de hecho en el seno de Fomento se realiza "un análisis de todas las variables jurídicas, contractuales, administrativas, económicas y financieras" con el fin de fijar los posibles "riesgos" de una licitación y adjudicación del tramo a ras de calle. Una muestra de la complejidad que afecta a esta actuación es el acuerdo adoptado el pasado viernes por la Junta de Gobierno Local reclamando a la Junta la anulación del proyecto de construcción del tranvía, alegando que el mismo "roza la ilegalidad". En esta misma decisión, quedaba clara la negativa municipal a impulsar la adecuación del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de la ciudad para dibujar el trazado del Metro en superficie por las calles Hilera, Santa Elena, Eugenio Gross y Blas de Lezo, ejercicio que le exige que haga la Administración regional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios