Málaga

Urbanismo le pide ahora al Obispado que retire el 'Invader' de su edificio

  • Queda la duda respecto al modo de actuación sobre el resto de intervenciones del artista, todas en el Centro

El 'Invader' del Palacio Episcopal. El 'Invader' del Palacio Episcopal.

El 'Invader' del Palacio Episcopal. / J. A.

Ocho meses han tenido que pasar para que al menos una de las obras creadas e instaladas de manera ilegal por Invader, la flamenca en el Palacio Episcopal, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), tenga los días contados. Después de que los numerosos llamamientos de la Delegación de Cultura al Ayuntamiento de Málaga para que procediese a retirar los 15 mosaicos colocados en otros tantos inmuebles del Centro histórico hayan caído en saco roto, ahora es la Gerencia de Urbanismo la que ha solicitado al Obispado, como propietario de uno de los inmuebles afectados, que retire la pieza del artista.

El concejal de Ordenación del Territorio, Francisco Pomares, confirmó ayer este extremo a este periódico. En concreto, precisó que desde el departamento municipal se le ha remitido una petición para que intervenga sobre la fachada del edificio, dado su estado actual, y que "aproveche" esta intervención para quitar el Invader.

Los juristas del Ayuntamiento no han encontrado otra víapara su eliminación

La maniobra se produce, señaló, después de que los servicios jurídicos hayan concluido que no hay otro modo de reponer a su estado original este Bien de Interés Cultural sin que el que intervenga sea directamente el propietario. En concreto, fue a mediados de diciembre cuando el propio edil informó de que había pedido que se estudiase una alternativa para quitar los mosaicos al menos de los dos edificios protegidos, "sin incumplir o saltarnos la Ley de Patrimonio". Casi dos meses después, Pomares reconoce que los juristas no han hallado otra vía posible. Ahora corresponderá al Obispado el modo de actuar. Ya sea para retirar la obra de Invader sin que la misma quede totalmente destruida, lo que le permitiría buscar un comprador interesado, o para destruirla en la recuperación de la fachada.

Si bien el camino parece despejado en el caso del Palacio Episcopal, queda la duda respecto al modo de proceder en el otro BIC, el Palacio de Salinas, y los otros trece edificios que se vieron afectados por la invasión de Invader. Todos ellos incluidos en el Centro, que cuenta con la máxima catalogación en materia de protección. Esta circunstancia obliga a demandar y disponer de la autorización de Cultura para realizar cualquier intervención en esta zona. La ausencia de la misma provocó la intervención de la Junta, que no solo reclamó al Ayuntamiento que actuase, sino que pidió la colaboración del Seprona ante la posible existencia de un delito contra el patrimonio. Y el pasado viernes se supo que la Fiscalía de Medio Ambiente ha presentado sendas querellas contra Invader y el director del Centro de Arte Contemporáneo (CAC) Málaga, Fernando Francés, por un presunto delito contra el Patrimonio Histórico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios