Málaga

Urbanismo regará el Benítez con agua del terciario del Guadalhorce

  • El Ayuntamiento responde a una de las modificaciones exigidas por la Junta para dar luz verde al plan especial de parque

Los últimos flecos previos al pronunciamiento definitivo de la Junta de Andalucía sobre el plan que ordena el desarrollo futuro del parque del Campamento Benítez está listos para ser eliminados. El concejal de Ordenación del Territorio del Ayuntamiento de Málaga, Francisco Pomares, confirmó que se está culminando el proceso de remisión de la documentación reclamada por la Consejería de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente para avalar el plan especial del sector, incluyendo la respuesta demandada sobre los recursos hídricos necesarios para poder garantizar el riego de la nueva zona verde.

Toda vez que los técnicos del departamento autonómico exigieron semanas atrás a los de la Gerencia de Urbanismo una alternativa al uso del agua procedente del subsuelo de la parcela, dada su mala calidad, el Consistorio ya dispone de una opción mediante la que asegurar este suministro. La misma, según confirmó el concejal de Medio Ambiente y Sostenibilidad, Raúl Jiménez, pasa por emplear parte del excedente de agua procedente del terciario de la estadión depuradora del Guadalhorce.

"Se va a usar agua del terciario actual; tenemos una planta en el Guadalhorce cuyo principal cliente en este momento es la central de ciclo combinado de Campanillas, pero hay un excedente de agua que tratada puede llevarse hasta el Benítez y darle suministro", expuso el edil del PP. De acuerdo con los datos manejados con la Empresa Municipal de Aguas, el sobrante alcanza los 150 litros por segundo, una cantidad muy superior a lo que, previsiblemente, necesitará el parque aún por desarrollar. "Lo normal es que esa zona verde necesite menos", señaló Jiménez. Al respecto, desde Urbanismo apuntaron que la demanda será escasa, dado que el proyecto contempla respetar y fortalecer la masa forestal, pero no grandes zonas de cesped por el terreno, lo que incrementaría las necesidades.

A ello también ayuda la construcción en la primera etapa de los trabajos de adecuación del parque de un gran depósito en el sector que servirá para albergar el agua que se emplee posteriormente en el riego. La citada balsa iba a ser empleada en un primero momento tanto como continente de agua como un elemento atractivo del propio parque, a modo de laguna altificial.

Sin embargo, las objeciones puestas por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) obligaron a Urbanismo a modificar el planteamiento y a prever su cubrición, con el fin de que no se convierta en un elemento atractor de aves. La razón expuesta desde el ente estatal es que la lámina de agua podía ser un punto de acumulación de pájaros, que, potencialmente, podrían causar situaciones de riesgo dada la cercanía del aeropuerto de la capital de la Costa del Sol.

La remisión de los documentos que confirmen la propuesta alternativa de recursos hídricos irá acompaña de una modificación, también reclamada por la Junta, en la denominación del plan especial y del propio sector. Sobre ello, Pomares aludió a que se añadirá la palabra equipamiento a la referencia al parque, "de modo que coincida con lo que ya fija el Plan de Ordenación Territorial de la Aglomeración Urbana de Málaga (Potaum)".

Tras haber materializado una primera fase de adecuación de los terrenos, Urbanismo está ahora pendiente de adjudicar una segunda etapa de los trabajos, consistentes en la ejecución de los accesos y acondicionamiento de viario de los terrenos del antiguo Campamento Benítez para parque metropolitano, intervenció que salió a concurso el pasado 18 de agosto por un precio de licitación próximo al millón de euros. La intervención sigue pendiente de ser adjudicada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios