semana santa

Viernes de Dolores de estreno

  • Cinco procesiones y una decena de traslados copan la agenda del Viernes de Pasión con el buen tiempo como protagonista Medinaceli se estrena por primera vez en procesión como cofradía

Con un ojo puesto en los traslados y otro en las primeras procesiones de las cofradías no agrupadas, esta vez el Viernes de Dolores no dejó indiferente a nadie después de que el año pasado el tiempo jugara una mala pasada a muchas. Nuestra Señora Mediadora conquistó a los malagueños del distrito de Carretera de Cádiz a su salida desde el atrio de la parroquia de Santa María de la Encarnación a los sones del Himno del Ave María como lo viene haciendo desde el ejercicio anterior. Los vecinos la recibieron con una soltada de pétalos en la calle Trafalgar minutos antes de alcanzar Emilio Prados. Acompañada, además, por la banda de música de la Trinidad Sinfónica, la hermandad no solo estrenó la bandera del Cristo sino que también contó con el doble de nazarenos en la sección del Señor. Como novedad en el recorrido, un nuevo arco construido en la entrada del Parque del Oeste impidió la entrada del trono como venía siendo habitual en el itinerario, que pasó directamente a regalar algunos de sus más hermosos perfiles al barrio de la Paz. Tras la Semana Santa, la cofradía pedirá su ingreso en la Agrupación de Cofradías.

La Encarnación conquistó Dos Hermanas arropada por los suyos. Ya entrada la noche, la Reina del Puerto de la Torre procesionó junto al Cristo de la Hermandad y la Caridad hasta la llegada a su templo donde, minutos antes, se producía el encuentro entre los dos tronos. El Nazareno del Paso hizo lo propio en Churriana desde la salida del interior de la propia iglesia hasta su llegada a la parroquia de San Antonio Abad. Pero la primera procesión en abrir la tarde fue la de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli, esta vez como cofradía después de que el pasado mes de diciembre el Obispado le concediera el título de hermandad. Tras un año sin procesionar a causa del chaparrón, 160 nazarenos acompañaron a María Santísima de la Candelaria a su paso por Martiricos.

Más allá de las procesiones, la agenda de actos y traslados tuvo a más de uno, guía en mano, deambulando de un lado a otro de la capital para no perderse a ninguno de sus titulares. La imagen de Santa María del Monte Calvario fue trasladada hasta el Santuario de la Victoria, protagonizando uno de los momentos más íntimos y emotivos de los recorridos de la semana de pasión. Viñeros inició su recorrido desde la iglesia de Santa Catalina, realizando una parada en la parroquia de los Santos Mártires antes de continuar su traslado. Otros traslados claustrales fueron los de la Salud por el interior de la parroquia de San Pablo, el del Cristo de la Redención en San Juan, Dolores del Puente en la parroquia de San Carlos y Santo Domingo de Guzmán en el barrio de El Perchel y la Santa Cruz en San Felipe Neri. El Ejido esperaba la salida del Cristo de la Crucificción, acompañado por la banda de cornetas de la Victoria hasta su llegada a la parroquia del Buen Pastor. El Vía Crucis de la Soledad de San Pablo, que sirvió para trasladar a Nuestra Señora a su casa hermandad pasando por la Plaza de San Pablo, María la Faraona y Trinidad, cerraba la noche del Viernes de Dolores. Aunque no sin antes disfrutar del Cristo de la Expiración y la Virgen de los Dolores en su traslado por las calles de El Perchel hasta su llegada a la Parroquia de San Pedro. Ahora, con la Semana de Pasión por delante y el buen tiempo como protagonista, Málaga espera poder disfrutar de los traslados del Cautivo, Dulce Nombre, Amor, Zamarrilla, Misericordia,Sentencia y Mena que llenarán las calles del Sábado de Pasión del olor a incienso. Además del Vía Crucis de Mena, con la imposición de la corona de espinas al Cristo, y el encendido de velas de los tronos de Jesús del Rescate y la Virgen de Gracia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios