Salvador Merino. Director del aeropuerto internacional Málaga-Costa del Sol

"El aeropuerto crece tanto porque el destino Málaga es inmejorable"

  • Unos 450 aviones aterrizan y despegan cada día en el aeropuerto en julio

  • Merino destaca las nuevas conexiones con Oriente Medio y confía en batir un nuevo récord de pasajeros este año

El director del aeropuerto internacional Málaga-Costa del Sol, Salvador Merino. El director del aeropuerto internacional Málaga-Costa del Sol, Salvador Merino.

El director del aeropuerto internacional Málaga-Costa del Sol, Salvador Merino.

El aeropuerto internacional Málaga-Costa del Sol podría batir este año, otra vez, su récord de pasajeros y rozar los 20 millones de viajeros. Aún es pronto para saberlo, pero la tendencia es positiva porque en el primer semestre aumentó un 3% el número de asientos sobre el mismo periodo de 2017, que fue un año histórico, y porque hay cada vez más rutas y vuelos. El director del recinto, Salvador Merino, habla del presente y futuro del aeropuerto en una entrevista concedida a este diario.

-Estamos en pleno mes de julio. ¿Cuántos aviones entran y salen del aeropuerto al día de media?

-En los días pico pasamos de 500 vuelos y en el resto estamos en torno a unos 400.

-¿Es muy estresante tener que gestionar eso?

-Bueno, estamos ya muy rodados. Además, este aeropuerto ha ido creciendo paulatinamente, aunque también es cierto que en los dos últimos años el aumento de pasajeros ha sido muy acusado. Intentamos adelantarnos a los acontecimientos que puedan producirse, que es resultado de la experiencia, y tenemos un equipo de profesionales muy integrado y rodado.

-¿Cuántas personas trabajan en el aeropuerto?

-Trabajando en las diferentes compañías con tarjeta del aeropuerto pasa de los 8.000 empleados en verano y los de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) somos unos 430.

-Han ganado más de cuatro millones de pasajeros solo en los dos últimos años y cerraron 2017 con 18,6 millones. ¿Qué perspectivas tienen para este año?

-La previsión que tenemos ahora es incrementar un 2,5% el número de asientos en la temporada de verano, pero luego esos asientos tienen que ser ocupados y además las compañías a lo largo de esos siete meses pueden reconfigurar su programación. En cualquier caso, hasta junio hemos subido un 3,1% los pasajeros, lo cual es una buena cifra. Hemos subido más en los meses de invierno que de verano. Teniendo en cuenta las cifras que alcanzamos el año anterior, que sigamos en crecimiento es esperanzador.

-¿Se rozarán los 20 millones?

-Nosotros nunca nos ponemos cifras porque basta que te fijes una para que no se cumpla [se ríe]. Además no depende de nosotros. Nosotros ponemos la infraestructura e intentamos facilitar que los aviones y los pasajeros se muevan con la mayor fluidez posible. La tendencia es buena y esperamos que siga funcionando.

-¿Por qué está creciendo tanto el aeropuerto de Málaga?

-El destino es inmejorable y tira mucho. Tenemos cada vez más rutas, hay una mayor diversificación de los destinos, las rutas clásicas están consolidadas y las suelen atender más de una compañía. El destino tiene mucho arraigo y el visitante vuelve. Este verano, por ejemplo, se han incrementado mucho las rutas con Oriente, antes había un vuelo diario con Estambul y ahora hay dos, lo que permite no solo cubrir las conexiones con África sino también con Asia; ahora hay también una ruta a Catar, otra a Arabia Saudita, otra a Kuwait, otra a Malta, otra a Argel, otra a Atenas...

-¿Hay mucha pugna entre las líneas aéreas por conseguir los slots [permisos de aterrizaje y despegue] en Málaga?

-Hay interés evidentemente, pero nosotros somos todavía un aeropuerto que tiene mucha capacidad para absorber demanda. Es bueno que haya competencia, pero tenemos capacidad de crecimiento.

-¿Cuántos pasajeros podrían albergar?

-Hablamos de unos 27 millones de viajeros de forma oficial pero con unas obras que estamos haciendo llegaremos a tener una capacidad de 29 millones.

-¿Cuándo se podría alcanzar? ¿En una década?

-Eso es muy difícil de prever porque puede variar mucho cada año. Un ejemplo es que alcanzamos el récord de viajeros en 2007 y hasta 2014 no volvimos a superarlo. Hay que tener en cuenta además que en 2007 no había AVE y en 2014 sí.

-El plan inversor de Aena es Dora. ¿Qué se está haciendo en Málaga?

-Estamos haciendo obras en la pista para mejoras operativas resultantes de la certificación del aeropuerto. El año pasado pusimos en marcha el aparcamiento exprés porque en años anteriores había atascos en los momentos de mayor actividad, ya que teníamos los dos mismos viales de acceso desde 2010, cuando teníamos 12 millones de pasajeros, que en 2017 con 18,6 millones. Para evitar tapones, hicimos ese aparcamiento exprés para limitar el tiempo de estancia para subir y bajar pasajeros y que hubiera fluidez en el tráfico. En otras medidas, estamos adaptando estética y funcionalmente la terminal 2 a la 3. Se ha cambiado el suelo, se van a cambiar los diques o el aire acondicionado. Hemos ampliado también los filtros de seguridad. Se están haciendo muchas cosas a la vez.

-En verano coger un avión es casi una ruleta rusa con tantas huelgas. Ahora hay una de Ryanair.

-Bueno, es cierto que en verano pueden coincidir huelgas porque hay muchos actores en el sector.

-El eterno reto del aeropuerto es tener más conexiones con Asia y América. ¿Cómo van las negociaciones?

-Con Asia ya hemos empezado a operar rutas y con América tenemos el enlace directo con Nueva York de Delta, que hay que valorar en su justa medida porque llevan diez años y está funcionando, y con Montreal en Canadá. Las compañías son muy prudentes y vigilan mucho que vayan a llevar los aviones con un mínimo de ocupación. Estamos trabajando para aumentar las conexiones a otros destinos, pero no se puede vender el oso antes de cazarlo.

-Aena ingresará un mínimo de 200 millones de euros hasta 2026 por el alquiler de locales para restauración. ¿Qué otros ingresos tiene el aeropuerto?

-Con independencia del dinero, hemos ampliado el número de puntos para restauración y el tipo de oferta porque se han incorporado comidas de todo tipo. Eso contribuye a facilitar la estancia en el aeropuerto. Respecto a nuestros ingresos tenemos dos partes. Uno por las zonas de restauración y tiendas y el otro son las tasas aeroportuarias. En cualquier caso, los ciudadanos deben saber que aunque Aena es una empresa pública no se nutre de fondos del estado, sino que es autosuficiente. Nunca ha tenido que recurrir a impuestos, sino que se autofinancia con sus ingresos o pidiendo préstamos. Es un sistema de éxito.

-Hablaba antes del nuevo aparcamiento exprés. Empresas de alquiler de coches se quejan porque dicen que les afecta.

-Nosotros tenemos un concurso público al que puede presentarse cualquier empresa. En el caso de los rent a car se pueden presentar para tener unas plazas en el aparcamiento todo el año y además no se han cubierto todas. El nuevo aparcamiento tiene 15 minutos gratis para todos los usuarios, sea quien sea.

-CCOO ha denunciado recientemente que había un exceso de empleados temporales en el aeropuerto.

-Tenemos un convenio y la mayoría de trabajadores son fijos. Los temporales son los que sustituyen las bajas de los fijos. No hay más. El convenio se cumple a rajatabla.

-¿Ha visto mucho conflicto por la pugna entre taxistas y VTC?

-En general funcionamos con normalidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios