Málaga

Las agresiones físicas en centros sanitarios casi se duplicaron el año pasado

  • Pasaron de 48 en 2016 a 83 el año pasado

  • Satse inicia una campaña para atajarlas

Una consulta en un centro de salud de Málaga. Una consulta en un centro de salud de Málaga.

Una consulta en un centro de salud de Málaga.

Las agresiones totales en los centros sanitarios se incrementaron en la provincia casi un 20% el año pasado respecto al anterior. Pero hay un matiz importante: crecen por los ataques físicos, que prácticamente se duplicaron en ese periodo. Los datos aportados ayer por el Sindicato de Enfermería (Satse) recogen que frente a las 48 agresiones físicas registradas en 2016, en 2017 -conocidas- se produjeron 83. También hubo verbales, pero éstas se mantuvieron casi iguales ya que se registraron 138 el año pasado y 139, el anterior.

En total, en 2017 en la provincia se tiene constancia de 221 agresiones; un 18% más que en 2016, cuando se registraron 187. La cifra supone que cada dos días se produce un ataque físico o verbal contra un trabajador de un centro sanitario de la provincia. Y los datos sólo son la punta del iceberg porque únicamente reflejan las agresiones denunciadas.

Justamente, Satse ha lanzado una campaña para atajar este tipo de violencia. El lema es #Stop agresiones. Nada justifica una agresión. Con la iniciativa, el sindicato pretende denunciar el "grave problema" que sufren los profesionales y hacer hincapié en la "corresponsabilidad" de los ciudadanos, las administraciones públicas, las empresas sanitarias privadas y los trabajadores de los centros para atajarlas. La organización insta a denunciar todo ataque -sea físico o verbal- "ya que es el mejor instrumento para disuadir a los posibles agresores".

Satse también demanda medidas preventivas para evitarlas. Entre ellas, aumentar la formación de los profesionales para que sepan cómo afrontar situaciones conflictivas, desarrollar protocolos de actuación "que no se queden en el papel" y continuar con la implantación de actuaciones disuasorias, como los timbres antipánico en las plantas. Málaga es la segunda provincia por el número total de agresiones -221-, después de Sevilla -242-. En la comunidad autónoma en 2017 se registraron 1.115 ataques verbales y físicos, lo que supone un incremento de más de un 10% ya que en 2016 se denunciaron 1.000. Pero el aumento fue mayor en las agresiones físicas, que de 206 pasaron a 285. Las verbales también subieron; de 794 a 830.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios