Turismo | La 'batalla' entre los apartamentos y las viviendas de uso turístico

Los apartamentos turísticos caen en picado en su pugna con las viviendas

  • Las pernoctaciones descienden un 25% en la capital o un 15% en Marbella hasta junio

  • Empresarios cambian a alquileres de larga temporada para ser rentables

Unos turistas entran en un apartamento turístico en la capital. Unos turistas entran en un apartamento turístico en la capital.

Unos turistas entran en un apartamento turístico en la capital.

El presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol, Luis Callejón, decía hace unas semanas que las viviendas de uso turístico se iban a cargar a los apartamentos turísticos. No se trata de ser agorero, pero los números le están dando la razón pues en el primer semestre del año ha habido importantes descensos de viajeros y pernoctaciones en los apartamentos turísticos. De hecho, incluso hay empresarios que han cambiado de negocio y están alquilando esos apartamentos para larga temporada y no con fines turísticos.

Los apartamentos turísticos son aquellos establecimientos que están reglados y que, en lugar de estrellas tienen llaves para definir su categoría, y las viviendas de uso turístico son las de cualquier particular que alquila a turistas.

Entre enero y junio los apartamentos turísticos acogieron a 561.104 viajeros en la provincia de Málaga que realizaron 2,8 millones de pernoctaciones, lo que implica una disminución del 8,4% y 6% respectivamente sobre el mismo periodo del año anterior, según los datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE). El INE analiza el comportamiento general provincial y entra en detalle en los municipios de Málaga, Marbella, Fuengirola, Mijas, Nerja, Torremolinos y Benalmádena.

En Málaga capital el desplome empieza a ser más que preocupante para el sector, pues entre enero y junio ha contabilizado un 19% menos de viajeros y un 25% menos de pernoctaciones. En Marbella los apartamentos turísticos han perdido un 26% de turistas y un 15% de pernoctaciones; en Fuengirola ha habido un 13% menos de viajeros y un 9% menos de estancias; en Benalmádena un 1,8% menos de turistas y un 1,3% menos de pernoctaciones; en Torremolinos la caída ha sido del 14,5% y del 8,4%; y en Nerja del 8,3% y 6,1%. Solo Mijas ha roto la tendencia negativa y ha experimentado un sorprendente crecimiento del 18% en viajeros y del 30% de pernoctaciones en el primer semestre del año.

La oferta de viviendas ha adelantado claramente a la de los apartamentos en apenas un par de años, pues en estos momentos los apartamentos ofrecen 43.198 plazas en los siete municipios analizados por el INE y las viviendas de uso turístico ya cuentan con 87.356, el doble.

El presidente de Aehcos culpa directamente a la proliferación de viviendas de uso turístico de la debacle de los apartamentos. Incluso apuntó que "los siguientes en caer por la competencia desleal serán "los hoteles de una, dos y tres estrellas".

Callejón ha denunciado por activa y por pasiva que los apartamentos tienen condiciones fiscales distintas que las viviendas que le impiden ser igual de competitivos. En este sentido, tienen más empleados, a los que deben pagar lo que marque el convenio de hostelería, más tasas municipales, de la SGAE, etcétera. Sus costes son mayores y les obliga a tener precios más altos que los de las viviendas. Si no lo hacen pierden dinero. "Eso raya lo anticonstitucional y la Junta de Andalucía debería coger ya el toro por los cuernos", subrayó Callejón.

Varios turistas con sus maletas por la calle Larios. Varios turistas con sus maletas por la calle Larios.

Varios turistas con sus maletas por la calle Larios. / javier albiñana

José Prieto es el propietario de Jardines del Gamonal, un histórico complejo de apartamentos turísticos en Benalmádena. Ya se ha retirado y ha dejado la gestión en manos de su hija, pero el mensaje que lanza es claro: "El apartamento turístico es un negocio que se ha quedado fuera de mercado". En su caso explica que han dado de baja la mayoría de apartamentos para uso turístico y lo han pasado a arrendamientos normales de larga temporada.

"Solo hemos dejado algunos apartamentos bajo el régimen turístico para atender a clientes de toda la vida, pero de los 50 que teníamos ya solo hemos dejado una cuarta parte", añade Prieto. Este experto denuncia que "hay muchos piratas y muchos apartamentos camuflados y mientras no haya controles no es rentable, por lo que lo mejor es salirse y dedicarse a otra cosa". En cualquier caso, Prieto cree que acabará habiendo una saturación de viviendas turísticas principalmente en la capital.

Carlos Pérez Lanzac, presidente de la patronal de viviendas turísticas andaluza AVVA, no habla de saturación, pero sí reconoce que "hubo un efecto llamada, mucha gente se sumó y no todo vale". Este profesional indica que la vivienda turística también está teniendo un 2018 "más flojo" y asegura que hay propietarios que están dejando este modelo y regresado al alquiler tradicional de larga temporada.

"El producto que es competitivo sigue funcionando bien, pero no todos lo son. Tras dos años se está viendo qué viviendas son rentables desde un punto de vista turístico y cuáles no", remarca Pérez Lanzac, quien, no obstante, afirma que en agosto tienen en torno a un 90% de ocupación en la capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios