Málaga

Los arrecifes proyectados en Rincón costarán 300.000 euros

  • Son espacios para la protección de la flora y la fauna 

  • El museo subacuático contempla una figura con forma de ballena de 20 metros

Acantilados de El Cantal. Acantilados de El Cantal.

Acantilados de El Cantal. / M. C.

El proyecto de construcción de arrecifes artificiales en El Cantal que ilusiona al Ayuntamiento, a vecinos, pescadores y a asociaciones medioambientales va a requerir de una inversión de 300.000 euros. Está pensado para proteger la flora y la fauna del litoral de Rincón de la Victoria y perder la turbidez del agua consiguiendo que sea más cristalina. También para atraer a turistas deportivos que buscan lugares atractivos para la práctica del submarinismo. De hecho, la iniciativa incluye la instalación de estructuras con diferentes formas que se puedan recorrer como si fuese un museo subacuático. Entre otras, se baraja la posibilidad, de una que simule una ballena de 20 metros de longitud.

El proyecto que ha redactado la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía (Agapa) está pendiente de la autorización de la consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible. A finales del pasado mes de marzo, el alcalde, Francisco Salado (PP), el concejal de Urbanismo e Infraestructuras, Sergio Díaz (PP), y técnicos mantuvieron una reunión de trabajo con la viceconsejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Ana María Corredera, y el director de Agapa Raúl Jiménez, para avanzar sobre el desarrollo de este ecosistema marino, que en principio, será financiado por el Ayuntamiento. No obstante, fuentes municipales informaron que no descarta buscar la colaboración de otras instituciones.

La iniciativa partió de la Asociación Equilibrio Marino y del propio Ayuntamiento

“Es un proyecto importantísimo y muy necesario para el litoral de Rincón de la Victoria y para toda la Costa del Sol. En primer lugar con estos espigones artificiales lo que pretendemos es proteger y recuperar los fondos marinos que prácticamente hemos perdido. Sólo queda algo de flora y fauna en El Cantal y en La Cala del Moral”, expuso el regidor quien además apuntó que tanto las praderas de poseidonias como las algas ayudan a filtrar el agua.

“Los biólogos coinciden en que éstas mejoran la calidad de las aguas. Son turbias porque el polvo de la arena se queda flotando como consecuencia de la regeneración de playas con arena de ríos y arroyos, y esto se corrige con estas plantas filtradoras que retienen ese polvo en suspensión”, explicó Salado quien ha contado para llevar a cabo esta iniciativa con la Asociación Equilibrio Marino.

“Además del criterio medioambiental también consideramos importante el turístico. Está creciendo el turismo de buceo que además es de alto poder adquisitivo”, añadió. De momento, el proyecto que se llevará a cabo en varias fases, está a la espera de la concesión administrativa de los espacios que estime idóneo la Junta de Andalucía.

“La actuación que hemos contemplado requiere de 300.000 euros pero también dependerá de la extensión que nos permitan. Las estructuras van ligadas a un estudio biológico de forma que favorezca a la supervivencia de cada especie”, indicó el alcalde quien puso como ejemplo las particularidades de especies como los pulpos que requieren de zonas rocosas. También indicó que en el proyecto se velará por la protección de las especies autóctonas del mar de Alborán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios