Málaga

Denuncian la “ausencia masiva” de empleados en la cárcel de Archidona

  • Instituciones Penitenciarias advierte de medidas penales si se trata de una huelga encubierta

Una protesta reciente de los sindicatos a las puertas de la prisión de Archidona Una protesta reciente de los sindicatos a las puertas de la prisión de Archidona

Una protesta reciente de los sindicatos a las puertas de la prisión de Archidona

El sindicato CCOO denunció ayer la situación “insostenible” que sufren los centros penitenciarios de Málaga II (Archidona) y Albolote (Granada) tras una oleada de bajas médicas de funcionarios que ha obligado al personal de los turnos anteriores a permanecer en los centros. Así, la organización ha presentado una denuncia ante la Inspección de Trabajo por lo que considera un “incumplimiento de jornadas y horarios, y de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales”, según informó ayer el sindicar, que informó de que tomará las medidas necesarias sobre las responsabilidades generadas por esta actitud “arbitraria e irresponsable” porque “se ha tratado con absoluto desprecio el derecho a la integridad y la salud mental del personal”.

Las vacantes ocasionadas por las bajas, según el sindicato, han tenido que ser cubiertas por personal en prácticas y personal de turno saliente

, que no han podido abandonar su puesto de trabajo y, según explican, esto ha ocasionado que varios trabajadores hayan tenido que ser evacuados “por problemas de salud” por realizar varios turnos seguidos. “Este caos es provocado por el Ministro del Interior y la Administración Penitenciaria y por su incapacidad para gestionar las necesidades del personal de servicio”, señalaron.

Según el sindicato, se ha producido “una modificación grave de las condiciones laborales” por parte de la dirección de los centros “en lugar de por la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias, que es la competente para hacerlo, previa negociación”.

La situación empezó a finales de la semana pasada en las cárceles de Castellón y Archidona, donde 16 de los 20 funcionarios del cuerpo de vigilantes presentaron baja el domingo, según indicaron fuentes penitenciarias a Efe.

Debido a ello, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias haya comenzado a analizar las bajas médicas que en los últimos días se están produciendo entre los funcionarios de diversas cárceles con el objetivo de determinar si se trata de una huelga encubierta organizada, lo que acarrearía consecuencias penales. Así lo advirtió el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, en declaraciones a Onda Cero, donde aseguró que su departamento está comprobando esos partes de baja de tres días para depurar responsabilidades que podrían ser penales si se constata que se trata de ausencias “masivas”, “premeditadas” y “organizadas”.

Ortiz afirmó que los sindicatos ya anunciaron el 29 de noviembre que durante el mes de diciembre, además de la manifestación celebrada el día 11, promoverían una “semana de la salud” para denunciar el estrés que sufren los trabajadores y los problemas médicos derivados del “abandono” por parte de los responsables de Interior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios