Málaga

Málaga da la bienvenida a los niños bielorrusos con un desayuno solidario

  • Las ONG La Sonrisa de un Niño y Medicina y Chernóbil prestan su ayuda cada año para facilitar la estancia

Foto de familia del desayuno con los niños bielorrusos en el Ayuntamiento de Málaga Foto de familia del desayuno con los niños bielorrusos en el Ayuntamiento de Málaga

Foto de familia del desayuno con los niños bielorrusos en el Ayuntamiento de Málaga / José Miguel González

La tragedia que tuvo lugar en la central nuclear Vladímir Ilich Lenin el 26 de abril de 1986, a escasos 20 km de Chernóbil, marcó un antes y un después en una URSS que ya de por sí se encontraba inmersa en múltiples problemas para recuperar la estabilidad y económica y la presencia internacional que décadas atrás demostró. En aquel desastre, muchos niños procedentes de Ucrania y Bielorrusia se vieron obligados a abandonar el país para poder sobrevivir. Décadas más tarde, la ciudad de Málaga sigue acogiendo a niños de aquellas zonas que fueron afectadas por la radiactividad.

Esta mañana, el gobierno municipal, con el alcalde Francisco de la Torre como cabeza visible, ha ofrecido un desayuno solidario en el Salón de los Espejos del Consistorio para los niños bielorrusos que van a poder pasar 50 días en la provincia, gracias a la labor del Ayuntamiento y otras organizaciones, como La Sonrisa de un Niño y Medicina y Chernóbil.

Durante el evento, también han acudido personas que años atrás se beneficiaron de esta iniciativa solidaria. Es el caso de Iván Biassonau. Él fue un niño de acogida durante la década de los noventa y ahora está aquí para acoger a sus sobrinos. "Yo pude venir a España gracias a La Sonrisa de un Niño y me gustó mucho la experiencia. Pienso que esta labor es muy grande porque ayuda a los niños a abrir a sus mentes y ver más mundo", ha comentado. Su estancia aquí le marcó de tal manera, que ahora vive con su pareja en la Axarquía.

La presidenta de La Sonrisa de un Niño, Estebina Martos, ha querido agradecer la implicación de las familias, los medios y las distintas clínicas que colaboran cada año para poder hacer posible este proyecto. Sin embargo, ha reconocido la necesidad de una subvención que sea capaz de sufragar los gastos que supone la estancia de cada niño, ya que el precio oscila entre los 600 y los 700 euros.

Por su parte, la monitora de Medicina y Chernóbil, Oxana Kostiouchkina, ha destacado la gran aportación que significa la estancia de los niños en Málaga durante 50 días. “Eso repercute en su salud, en sus estudios y pueden adquirir mejores aptitudes para su futuro”, ha dicho ante la presencia de los jóvenes que escuchaban atentamente sus palabras.

El alcalde no ha perdido la oportunidad para recalcar que un desastre de aquella magnitud "recuerda la necesidad de tener en cuenta que todas las centrales nucleares deben estar perfectamente conservadas y protegidas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios