Málaga

Los bancos de alimentos piden "no bajar la guardia"

  • Señalan que la situación está "controlada" por la menor demanda, pero abogan por seguir alerta

Voluntarios de Bancosol en la sede central de la organización. Voluntarios de Bancosol en la sede central de la organización.

Voluntarios de Bancosol en la sede central de la organización. / m.h.

El presidente de la Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal), Juan Vicente Peral, afirmó ayer que la situación está "controlada", aunque "sin poder bajar la guardia todavía, porque el volumen -de demanda de ayuda- es demasiado alto", si bien desde 2013 se ha producido un descenso en la solicitud de ayudas de en torno al 8% anual. Así lo explicó ayer tras la reunión del comité ejecutivo de Fesbal mantenida en la sede de Bancosol en Málaga para tratar asuntos relativos a la gestión de la Federación, el informe de la Presidencia, los Premios Espiga de Oro 2018 y la Campaña Nacional de Recogida de Alimentos 2018.

El presidente precisó que este comité ejecutivo es itinerante para "conocer mejor de cerca" todos los bancos federados, y añadió que el encuentro trató también la próxima gran recogida de alimentos del 30 de noviembre y 1 y 2 de diciembre.

Según la Federación, desde 2013 hay un descenso anual del 8% en la solicitud de ayuda

Vicente Peral detalló que a raíz de la crisis de 2008 la situación de los bancos alcanzó una sensación de "impotencia absoluta y descontrol" en 2013, que se ha revertido poco a poco. "La pequeña mejoría de la situación económica y el mayor control de las personas a las que se acreditaba para recibir alimentos hizo reducir aquella cifra máxima del año 2013 del orden de un 30% en cuatro años", lo que supone una bajada de entorno al 8% anual, según precisó.

Por estos motivos valoró que "esto hace que siendo muy importante todavía la demanda de la solicitud de ayuda, la sensación en los bancos sea de situación controlada". "O sea, no nos sentimos desbordados como nos sentíamos en 2013, sentimos que podemos ir y debemos ir a una buena marcha para poder atender, pero está dentro de nuestras posibilidades, cosa que no ocurría en 2013", apuntó, advirtiendo que no se puede "bajar la guardia todavía".

También valoró que el impacto de la inmigración "no está siendo significativo" a nivel general, pero dijo que "puntualmente hay zonas, evidentemente, como Ceuta, como Melilla, como Algeciras y Cádiz donde la presión es algo mayor, pero todavía no es una situación, digamos, de descontrol en absoluto". Por eso, explicó que el camino a seguir durante los próximos meses pasa por "mantener ese nivel que venimos acreditando: el esfuerzo permanente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios