Málaga

El barco de los ‘ojos azules’ llega a Málaga

  • El buque de crucero ‘Le Jacques Cartier’ visita por primera vez el puerto

  • Dispone de dos ventanales bajo la línea de flotación que permiten ver y oír el fondo del mar

'Le Jacques Cartier' atracado en Málaga

'Le Jacques Cartier' atracado en Málaga / J. C. Cilveti

El buque de crucero ‘Le Jacques Cartier’ visita por primera vez el puerto de Málaga. Este barco dispone de dos ventanales bajo la línea de flotación que permiten ver y oír el fondo del mar.

A las siete de la mañana de este miércoles 6 de octubre, ha quedado atracado en el muelle número dos el buque de crucero Le Jacques Cartier. Cumplimentando su primera visita malagueña, este barco, llegado de Gibraltar y que seguirá viaje con destino a Palma de Mallorca, está realizando un crucero de sietes días que, iniciado el pasado 2 de octubre en Lisboa finalizará este sábado en el puerto de la Ciudad Condal.

Integrado en la flota de la compañía Ponant Cruises, Le Jacques Cartier es el sexto de una serie de buques de crucero expedición; unos hermanos de los cuales, hasta la fecha, tres, contando el que visita Málaga este miércoles, ya han pasado por las instalaciones crucerísticas malacitanas.

Construido en dos astilleros diferentes propiedad de la empresa constructora Vard, mientras que el casco de este barco se fabricaba Rumanía, su finalización se completaba en Noruega para ser entregado a Ponant Cruises en julio de 2020. Disponiendo de un casco que le permite navegar por mares helados, Le Jacques Cartier de 131 metros de eslora dispone de siete cubiertas, cinco de las cuales pueden ser usadas por el pasaje. Con 92 camarotes todos ellos con balcón o terraza, la habilitación de este buque ofrece una capacidad para 184 pasajeros, pudiendo ampliarse este número hasta 264.

Vista del salón multisensorial 'Blue Eye' Vista del salón multisensorial 'Blue Eye'

Vista del salón multisensorial 'Blue Eye'

Manteniendo los estándares propios de un barco de estas características, Le Jacques Cartier destaca por su piscina a popa y por su puerto deportivo retráctil, dos características propias de estos yacht cruises que, dedicados a expediciones, realizan viajes por mar muy diferentes a los que ejecutan los buques de crucero al uso.

Una experiencia multisensorial

Y aunque este barco bautizado con el nombre de un explorador francés muestra detalles muy interesantes, quizás, lo más llamativo de él sea el denominado Blue Eye, un salón situado bajo la línea de flotación que ofrece a los pasajeros una experiencia multisensorial. Con una capacidad máxima para 40 personas, esta estancia dispone de dos grandes ventanales que permiten ver el fondo del mar. Pero además, el Blue Eye añade a la visión submarina la posibilidad de escuchar el sonido de las profundidades marinas mediante un sistema que, minimizando el ruido que produce el barco, facilita una audición limpia del los sonidos del mar.

Una nueva primera escala crucerística en aguas malagueña, en concreto la séptima desde que se retomó el tráfico de barcos de turistas el pasado mes de junio que ha traído en esta jornada de miércoles a un buque de expedición; una costosa opción para realizar viajes de ocio por mar que cada vez está más presente en el mercado crucerístico internacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios