Málaga

El SUP rebaja a medio centenar los policías nacionales de Málaga contagiados

  • Reivindica que se considere colectivo de riesgo a los agentes para vacunarlos cuanto antes porque los casos, según sus cifras, son superiores "a los de la primera ola de marzo"

Agentes de la Policía Nacional de servicio en la capital malagueña. Agentes de la Policía Nacional de servicio en la capital malagueña.

Agentes de la Policía Nacional de servicio en la capital malagueña. / Javier Albiñana (Málaga)

Los casos de coronavirus registrados en la Policía Nacional de Málaga está poniendo contra las cuerdas a las plantillas, que se han tenido que reorganizar por la elevada cifra de casos. Hay cerca de un centenar de agentes de la provincia infectados y otros 150 permanecen en aislamiento tras haber mantenido contacto con algún positivo, según las cifras que hasta este lunes manejaba el Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Andalucía, que este martes ya rebajaba a medio centenar el número de afectados.

Aunque las incorporaciones están siendo progresivas -durante esta jornada una veintena de efectivos han regresado a sus respectivos puestos- las numerosas bajas están obligando a modificaciones del servicio, que en palabras de la secretaria general de la organización, Mariló Valencia, "es lo primordial". "Se cambian a los policías de puesto de trabajo, se cancelan vacaciones, compensaciones horarias y días de permisos ya concedidos", subraya, al tiempo que destaca que el protocolo de la Dirección "es muy estricto" en caso positivo de una PCR para así poner coto a la propagación. 

Pero el riesgo de contagio sigue estando en la calle, en el día a día, con unos 3.000 funcionarios repartidos en la provincia. Y de ahí que el sindicato inste a que las fuerzas y cuerpos de seguridad sean considerados un colectivo de riesgo para así proceder a vacunarlos cuanto antes. "No estamos aislados de la sociedad, somos parte de ella y tenemos familia. Por eso, el contagio es probable. En todas las plantillas hay casos", explica Valencia.

"No estamos aislados de la sociedad, somos parte de ella y tenemos familia"

La portavoz del sindicato remacha que para garantizar "la seguridad del servicio policial diario, la de la ciudadanía y la de nuestras propias familias, además de tener la cobertura adecuada sin inconvenientes", la única opción pasa por vacunar de forma urgente a un cuerpo policial "cuya actividad es esencial", lo que permitiría frenar la evolución de infectados. La previsión, detalla, es que hasta marzo no se comience a administrar las primeras dosis a los efectivos.

"Los policías no se pintan; son los que hay"

La cifra de positivos por Covid 19, según Valencia, es superior a los que se detectaron durante la primera ola de marzo, lo que, sumado a los problemas de personal que el SUP viene denunciando, tensa aún más la situación de las plantillas ya mermadas. "Los medios de protección que tenemos a nuestro alcance no son suficientes para estar fuera de la posibilidad de contagio", destaca la secretaria de la organización sindical, que añade que "los policías no se pintan; son los que hay". "En un hospital se puede contratar pero a nuestro colectivo no llega ninguno hasta que salen de la academia nuevos policías tras aprobar la oposición y después de nueve meses de academia. Eso solo ocurre una vez al año, por lo que hasta junio no veremos agentes en prácticas", se lamenta. 

Piden más PCR a los comisionados fuera de Málaga

Por su parte, el sindicato policial UPF continúa reivindicando que se practiquen más PCR a los policías que regresan tras estar comisionados fuera de la provincia, a fin de evitar la importación de casos. Al respecto, cabe recordar que el pasado mes de diciembre murió un policía nacional con coronavirus. El agente, según confirmaron entonces fuentes policiales, había estado de servicio en las Islas Canarias hasta la víspera de Nochevieja, cuando ya presentaba síntomas compatibles con la enfermedad. El día de Año Nuevo, los sanitarios confirmaron que se había infectado del virus.

Estaba destinado en la Unidad de Intervención Policial (UIP) de Málaga, conocida coloquialmente como 'antidisturbios'. Según precisó entonces el sindicato Jupol, contrajo la enfermedad durante su comisión de servicio para atender la llegada de migrantes a las Islas. Prestaba servicio en el dispositivo de pateras.

Desde la organización sindical culparon después al Ministerio del Interior de la muerte del policía al entender que "se podría haber evitado de haberse cumplido con las medidas sanitarias pertinentes" que este sindicato "viene reclamando desde el inicio de la pandemia". Asimismo, recordó que ha pedido "en múltiples ocasiones" la restricción de las comisiones de servicio "a las estrictamente esenciales" y un protocolo y medios adecuados que permitieran a los policías comisionados "un regreso seguro a sus destinos de origen, para salvaguardar así su propia salud, la de sus compañeros y la de sus familias".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios