Málaga

Las carabelas portuguesas vuelven a causar alarma en Málaga

  • El ciclo vital de esta especie está a punto de terminar, por lo que se espera que ya no haya ningún episodio de cara al inminente verano

Ejemplar de carabela portuguesa aparecido en una playa. Ejemplar de carabela portuguesa aparecido en una playa.

Ejemplar de carabela portuguesa aparecido en una playa.

No es frecuente que las temidas carabelas portuguesas, individuos marinos coloniales considerados erróneamente un tipo de medusas, campen a sus anchas por las costas mediterráneas de la provincia de Málaga. Pero las intensas borrascas atlánticas que han protagonizado parte del pasado invierno y la actual primavera han favorecido su constante presencia en las playas malagueñas y la última vez este mismo fin de semana.

Desde Nerja hasta la capital malagueña han sido avistados ejemplares sueltos, en densidades bajas que no enjambres, de carabelas portuguesas desde el pasado viernes en un nuevo episodio que Jesús Bellido, biólogo del Aula del Mar de Málaga y uno de los encargados de la gestión de la aplicación de móvil Infomedusas, calificó como “atípico”.

Los primeros individuos del hidrozoo carabela portuguesa (Physalia physalis) en Málaga aparecieron a mediados de marzo y desde entonces y hasta el mes de abril fue relativamente frecuente su presencia en las playas de la provincia. Sin embargo, Bellido explicó que en lo que va de mes no se había tenido constancia de ningún episodio, por lo que “pensábamos que ya habían remitido”. La razón es que esta especie, que cría y vive en aguas atlánticas, al estar en la columna de agua marina y tener una capacidad de movimiento limitada se ven sometidas a los designios de los vientos y “una vez que entran en el Mediterráneo es difícil que pueda salir hasta que culmine su propio ciclo vital”, señaló el experto.

Para tranquilidad de los bañistas que en pocas semanas acudirán a las playas malagueñas, el ciclo vital de las carabelas portuguesas está a punto de terminar, lo que implica que no se espera ningún episodio de cara al inminente inicio de la temporada veraniega.

Sin embargo, el cierre hace sólo unos días de decenas de kilómetros de playas en la costa alicantina debido al avistamiento y recogida de varios ejemplares ha hecho saltar de nuevo todas las alarmas en la provincia. Las banderas rojas ondean en numerosas playas levantinas y eso preocupa también aquí, si bien Bellido aclaró que hay que evitar el alarmismo porque “equivocadamente se les atribuye un efecto mortal que no tienen aunque sí es cierto que sus picaduras sí son muy dolorosas”. De hecho, se recomienda por precaución que en el caso de picadura el afectado acuda a un hospital lo antes posible.

La presencia de las carabelas portuguesas en el litoral mediterráneo tiene su origen en una masa de agua procedente del Atlántico que penetró el pasado mes de marzo por el Estrecho de Gibraltar empujada por las borrascas. El Aula del Mar de Málaga tuvo la primera constancia de ellas en las playas de La Malagueta y de Marbella, si bien ya se habían avistado tanto en Huelva como en Cádiz e incluso en Ceuta.

No es la primera vez que esta especie aparece en aguas del litoral malagueño, pues ha ocurrido otros años en esta misma época de final invierno e inicio de la primavera, como en 2012, aunque no hubo episodios tan continuos. Es por ello por lo que el Aula del Mar solicita a los ciudadanos que puedan aportar información sobre estos ejemplares, que la envíen a través de su página de Facebook o que la compartan por aplicación móvil Infomedusa.

De las que no se sabe nada aún es del tipo de medusa más habitual en aguas malagueñas, conocida como Pelagia noctiluca, y cuya presencia también está determinada cada año por factores ambientales. El responsable de Infomedusas aseguró que habrá que esperar aún varias semanas para valorar cómo se presenta el verano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios