Málaga

Estiman que los centros de salud de Málaga necesitan unos 600 profesionales más

  • Advierten que la carga de trabajo ha aumentado respecto a otros veranos por la atención pendiente tras la pandemia y los rastreos por casos de coronavirus

Interior de un centro de salud de Málaga capital. Interior de un centro de salud de Málaga capital.

Interior de un centro de salud de Málaga capital. / Javier Albiñana

Como todos los veranos, hay menos profesionales en los centros de salud porque se están tomando sus vacaciones. Pero este no es un verano como los anteriores:hay más trabajo por la atención acumulada durante el periodo más crítico de la pandemia y por el rastreo de casos de coronavirus que debe hacer la atención primaria para contener los contagios.

A esta mayor carga asistencial respecto a otras temporadas estivales se suman los cambios organizativos y los ajustes que deben hacerse para responder a una situación inédita. El resumen, según describen los profesionales, es que hay centros “desbordados”. No son todos, pero algunos –sobre todo en la capital y la Costa occidental– tienen demoras de “ocho o diez días”.

Desde el colectivo ¡Basta Ya! se reclama una apuesta de verdad por este nivel asistencial, el más próximo a los ciudadanos y el responsable de detectar y atajar los brotes de coronavirus. “Es el momento de poner a la atención primaria en su sitio. No se puede demorar más”, sostiene la presidenta del colectivo en Málaga, Carmen González.

Según una estimación que hace a grosso modo, los centros de salud de la provincia necesitarían reforzar sus plantillas como poco con más de 600 profesionales de todas las categorías. Recuerda que el Sindicato Médico hace tiempo ya calculó que la atención primaria malagueña precisaba al menos 150 facultativos de familia y medio centenar de pediatras. En síntesis, sólo en esta categoría se precisarían más de 200. “Y hacen falta más enfermeros aún que médicos. Y también se necesitan muchos administrativos”, añadía González. Por ello, concluía: “Más de 600 y nos quedamos cortos”.

El PSOE denunció el martes que “la situación de los centros de salud está al borde del colapso”. En la misma línea, el Sindicato Médico, el viernes pasado, apuntaba que había centros saturados con “todas sus citas ocupadas durante días (hasta 10), incluso para las llamadas telefónicas”. El delegado de atención primaria de esta organización José Antonio Becerra añadía además que como “Salud Responde no responde” muchas llamadas se realizan directamente a los centros de salud cuyos administrativos acaban sobrepasados. Por eso insistía en la necesidad de “ampliar las plantillas”.

Las demoras en las citas afectan sobre todo a la capital y la Costa del Sol occidental

Becerra precisaba que aunque en otoño ya estará el personal tras sus vacaciones y se incorporarán los facultativos que aprobaron la OPE de 2016 y los traslados, se necesitarán más profesionales. Una demanda que se hace extensiva a todas las categorías. Los trabajadores reconocen que temen al otoño y al incremento de los casos de coronavirus. “Entonces, la situación será peor, cuando se junten la gripe, los catarros y el Covid”, advierte la representante de ¡Basta Ya!

Facultativos apuntan que, a diferencia de otros otoños e inviernos en el que sólo debían extremar su evaluación sobre los casos respiratorios graves, en la próxima temporada tendrán que ser muy rigurosos aún con los cuadros banales porque podrían ser coronavirus y su rápida detección será la clave para atajar brotes. Incluso explicaban que antes, los pacientes con patologías respiratorias leves no consultaban, pero este año es conveniente que sí lo hagan para descartar que se trate de Covid.

En mayo pasado, ¡Basta Ya! lo advirtió: “No podremos contener una segunda ola de la pandemia con la plantilla actual”. Por eso desde los centros de salud se insiste en pedir una apuesta por este nivel asistencial, pilar clave para la contención del coronavirus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios