Málaga

Los consorcios y sus piedras en el camino

  • El CIO Mijas, con 14 nóminas sin cobrar, no entra por ahora en el SAE

No terminan de respirar tranquilos, el proceso no concluye, la vuelta a la normalidad se presume inalcanzable, eterna. Si bien el compromiso de la integración de los consorcios Escuelas de Hostelería en el SAE parece inminente, la Junta ha dejado al margen el presupuesto de liquidación consolidado con el que se iba a abonar las nóminas atrasadas y a financiar la actividad formativa que emprendieron tanto La Cónsula como La Fonda en septiembre. "Parece que cada vez que se acerca una vía de pago para los sueldos de los trabajadores surge cualquier imprevisto en el camino", protestaba ayer Carmen Sánchez, delegada de personal del consorcio Escuela de Hostelería de Benalmádena La Fonda. Pero la peor parte se la vuelve a llevar el CIO Mijas, que, por el momento, no serán integrados en el Servicio Andaluz de Empleo. Sus 14 meses de impagos seguirán sumando nuevos retrasos para empeorar, aún más, las situaciones ya terribles de los seis trabajadores.

"Tanto La Cónsula como La Fonda teníamos un presupuesto de liquidación consolidado aprobado por la intervención de la Junta de Andalucía y este presupuesto permitía las acciones formativas y que se cobrase lo atrasado. El Ayuntamiento de Málaga ya aportó su correspondiente 20% y el de Benalmádena en breve cumplirá con su parte, no entendemos por qué se ha paralizado este presupuesto con las acciones formativas ya comenzadas", reclamó ayer María Luisa Vargas, delegada de personal de La Cónsula. Ahora, según les explicaron desde la Delegación del Gobierno, el SAE les pagará el mes de noviembre, pero "nos tendremos que esperar hasta la integración definitiva en Empleo para cobrar lo atrasado, que eso puede ser enero o febrero", agregó Vargas.

Ayer las escuelas volvieron a la calle y protestaron porque la nueva maniobra no contempla un presupuesto aprobado en los consejos rectores de ambos centros que "nos daría margen de maniobra mientras que se aprueban los activos y pasivos, se realiza la auditoría, se publica en BOJA... hasta la integración definitiva", comentó la delegada de personal de La Cónsula. "Ahora nos dicen que faltan instrumentos financieros para llevarlo a cabo y se plantea otra cosa, pero nosotros queremos cobrar lo antiguo", agregó Carmen Sánchez. Esto supondría que La Fonda no podrá abrir su restaurante ni comenzar la formación práctica por el momento. "No nos serviría de nada abrir y tener que cerrar en tres días, a día de hoy no tenemos estabilidad económica ni financiera", subrayó Sánchez.

Más indignados aún se mostraban ayer los seis trabajadores del consorcio del CIO Mijas, que no serán integrados en Empleo por el momento. Esto supone que ni van a cobrar los 14 meses atrasados ni van a tener una solución en breve. Las situaciones personales y familiares se hacen insostenibles. "¿A qué tenemos que esperar? ¿Podrían ellos estar más de un año sin cobrar? Porque nosotros tenemos que pagar hipotecas, colegios, comida... No entendemos esta discriminación que están haciendo con el CIO Mijas y sus trabajadores, esto nos está provocando crisis de ansiedad, un desgaste físico y psicológico tremendo", recalcó Juani García, trabajadora del consorcio. "Desde la Junta nos dicen que la solución que tenían para nosotros legalmente no era viable, que están buscando otras pero que no será ni a medio ni a corto plazo", protestaron los trabajadores.

Todos los días, de 8:00 a 15:00 van a trabajar a unas instalaciones vacías que costaron 27 millones de euros, sin limpieza, sin teléfono ni internet, sin calefacción o aire acondicionado, sin los materiales más básicos. Tampoco están pagando por ellos seguros sociales. "En cualquier empresa privada sería impensable lo que está haciendo la Junta de Andalucía con sus trabajadores", señalaron Juani García e Inés Pimentel, que después de llevar una década en el centro se sienten "abandonadas". "Se están vulnerando todos nuestros derechos, no tenemos nada", señalaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios