Málaga

El convenio de Limasa, ¿derechos o privilegios?

  • Las condiciones de las que gozan los empleados han sido concedidas históricamente El mes que menos cobran ingresan 1.700 euros brutos

La huelga que mantienen los trabajadores de Limasa es sólo la punta del iceberg de una larga historia de amor-odio entre sus tres grandes protagonistas: los empleados, el Ayuntamiento de Málaga (con el 49% de la participación) y los socios privados (FCC, Urbaser y Sando, con el 51% de las acciones). Los primeros por querer mantener a toda costa las concesiones laborales que han conseguido atesorar desde hace años y los segundos por haberse dado cuenta ahora en tiempos de crisis de la dificultad de mantener tales condiciones.

La plantilla quiere defender lo que algunos califican de privilegios y luchar por lo que tanto el Consistorio como sus socios les han concedido y permitido con la firma del convenio laboral ahora como motivo de disputa. La posibilidad de que los puestos vacantes en la empresa puedan ser heredados por familiares en el caso de invalidez o fallecimiento es uno de los privilegios recogidos en el convenio de Limasa que más han dado que hablar y al que los trabajadores no están dispuesto a renunciar, ni la empresa a quitar.

Lo que muchos no han dudado en calificar de "ilegal" aparece claramente plasmado en el artículo 50 del convenio aprobado en 2010 y que precisa que "los operarios que obtengan cualquier tipo de invalidez o hayan cursado directa o indirectamente el proceso de invalidez antes del mes 16 de IT (Incapacidad Temporal) cubrirán su vacante por otra persona propuesta por él".

Pero no son los únicos privilegios de los que gozan según el convenio en vigor. Al salario base de cada trabajador, se suma un complemento personal por antigüedad, un plus complementario, un plus de actividad, un plus extrasalarial, un plus de nocturnidad, un plus posterior a domingo o festivo no trabajado, un plus por los festivos trabajados, las vacaciones y cinco pagas extraordinarias (verano, marzo, septiembre, Navidad y la famosa de productividad para evitar el absentismo laboral que se abonaba en el mes de enero), aparte de las horas extraordinarias.

Con todos estos pluses y extras, ¿cuánto percibe un empleado de Limasa a final de mes? Analizando las tablas salariales de 2015 aportadas por la empresa, el mes que menos cobran ingresan 1.700 euros brutos. Este es el salario medio mensual que perciben los operarios durante 11 meses al año. La base es bastante más baja, alrededor de 800 euros, a lo que suman el plus complementario, de entre 600 y 700 euros, y otro plus extrasalarial, de 270 euros. Los técnicos y mandos intermedios tiene una media bruta mensual algo más alta, de entre 2.000 y 2.200 euros mensuales.

Pero durante el año a esta suma mensual se le van sumando otras cantidades gracias a las pagas extras, cinco en total. La más alta es la denominada paga de vacaciones. Los operarios y mandos intermedios reciben bajo este concepto unos 2.500 euros brutos. En el grupo de técnicos la cifra algo inferior, de en torno a los 2.000 euros. A las vacaciones se le suman las extras del verano y la Navidad, de 1.300 euros cada una; la de marzo, de 1.050 euros, y la de septiembre, de 1.200 euros. Hasta 2013 tenían otra extra, la paga de productividad que ingresaban en enero, de 1.431 euros. De ella han recuperado en 2015 únicamente 276 euros que están incluidos en la paga de 1.200 euros que perciben en el mes de septiembre. La última propuesta del Ayuntamiento planteaba recuperar 433 euros en once mensualidades y otros 276 euros también en la paga de septiembre.

En total, entre 26.000 y 27.000 euros brutos anuales perciben los operarios que trabajan de día y 30.000 euros los de noche, según las tablas salariales. Cantidades que van en aumento en el caso de los mandos intermedios y técnicos. El salario medio bruto anual de los malagueños es de 15.128 euros brutos, según los datos más actuales que maneja la Agencia Tributaria correspondientes a 2014. Una cifra que está muy debajo de la de los empleados de Limasa que menos cobran.

En este marco salarial, habría que añadir 409 euros del llamado Fondo Social, 68 euros por empleado como ayuda por Navidad, 429 euros de ayuda por jubilación, a sumar a otra aportación de 244 euros por año trabajado en caso de jubilación o invalidez, otros 183 euros en caso de que uno de los operarios se case y 202 euros como premio por tener un hijo. Más allá de las condiciones salariales, los trabajadores de Limasa gozan por convenio de otras prebendas como disfrutar de 20 días naturales por matrimonio frente a los 15 que marca la ley, además de 36 días de vacaciones y 5 días de asuntos propios. Todo un lujo en los tiempos que corren y que los trabajadores no quieren perder.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios