Coronavirus en Málaga Sanitarios instan a los empleados que vuelven al tajo a “no bajar la guardia”

  • Lavado de manos, distancias personales y desinfección de los centros de trabajo así como del material, claves para evitar un repunte

Trabajadores con mascarillas.

Trabajadores con mascarillas. / Javier Albiñana

Médicos y enfermeros celebran que los casos de coronavirus vayan disminuyendo. Pero advierten que ahora que parte de los trabajadores vuelven al tajo presencial, tienen una responsabilidad social: no contagiarse no tanto por ellos mismos, sino para no ser un vector multiplicador de la pandemia. Es decir, tienen la obligación de no infectarse para actuar como cortafuegos del virus.

Expertos explican que “no hay que bajar la guardia, aunque sin caer en la histeria”. Y para ello inciden en tres cosas que deben respetarse en esta vuelta al trabajo de algunos empleados. La primera, el lavado frecuente de manos con jabón a lo largo de la jornada laboral. La segunda, la distancia física con los compañeros de entre metro y medio y dos metros. La tercera, la desinfección más profunda de lo habitual de los centros de trabajo y los materiales a utilizar. Aclaraban que las medidas de protección deben ser más o menos extremas en función de la labor concreta de cada persona y ponían como ejemplo que no son lo mismo para un sanitario de una UCI que para el operario de una obra.

Explicaba que hace un par de semanas se paró el país para frenar los ingresos en las UCI ya que esta es una patología en la que en torno a un 10% de pacientes requiere Cuidados Intensivos entre 15 y 20 días. Esta característica puede llevar al colapso del sistema sanitario.

Pero ahora que ha bajado la presión sobre los hospitales, hay que recuperar progresivamente la actividad productiva. “De lo contrario, no nos va a matar el coronavirus, pero sí la ruina económica”, ironizaban los especialistas consultados.

Hay temor entre los sanitarios de los hospitales a un aumento de casos

En los hospitales se vive con cierto temor esta vuelta parcial al trabajo. “Mucha gente sigue confinada en sus casas, se están potenciando las teleconsultas y la presión en los hospitales ha bajado, tanto en Urgencias, hospitalización y UCI. Pero nos da miedo que vaya a haber un repunte. Estos trabajadores tienen la responsabilidad de cumplir las normas para no contagiarse y los empresarios de proporcionarle todos los materiales de protección adecuados”, argumentaba otra sanitaria.

Los profesionales creen que un mayor número de personas trabajando de forma presencial traerá aparejado un incremento de los contagios. Pero vaticinan que será una cifra asumible por el sistema sanitario siempre que en ese regreso al tajo se respeten las recomendaciones de salud pública marcadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios