Málaga

El delegado de Salud en Málaga tacha de “disparate” que la Ley de Eutanasia sea para ahorrar costes

  • Carlos Bautista responde así a la afirmación hecha por José Ignacio Echániz, del PP, que opinó en el Congreso que detrás de la Ley de Eutanasia está la intención de "ahorrar el coste social" que supone el envejecimiento

El delegado de Salud y Familias en Málaga, Carlos Bautista, durante la rueda de prensa.

El delegado de Salud y Familias en Málaga, Carlos Bautista, durante la rueda de prensa. / M. H.

El delegado de Salud en Málaga, Carlos Bautista, ha rechazado de forma categórica la afirmación hecha este martes por el portavoz adjunto de sanidad del Grupo Popular del Congreso, José Ignacio Echániz, quien opinó que detrás de la Ley de Eutanasia que promueve el PSOE está la “filosofía” de “evitar el coste social” que supone el envejecimiento en España y de “ahorrar” en ayudas sociales, pensiones y dependencia.

Para Bautista, la manifestación de Echániz no tiene asidero: “Es un disparate”. Y añadió: “Ahorrar dinero se puede ahorrar en otras cosas que no tienen nada que ver con la sanidad”. El delegado rechazó así de forma tajante la apreciación del diputado popular.

Bautista hizo estas declaraciones en la inauguración sobre la II Jornada de Humanización organizada por el Hospital Clínico y que este año se ha centrado en la atención a los pacientes en el Servicio de Urgencias y la reflexión sobre las voluntades vitales anticipadas.

El encuentro ha sido organizado por este área y la de Participación Ciudadana del hospital. La organización ha contado con la presencia, entre otros, del delegado de Salud, Carlos Bautista, y el gerente del Clínico, José Antonio Medina.

En líneas generales, los expertos coinciden en tres medidas fundamentales: concienciar sobre la importancia de hacer las voluntades vitales anticipadas para “planificar” la última etapa de la vida, mejorar los cuidados paliativos y limitar el esfuerzo terapéutico para “no mortificar” al paciente.

"Los médicos no podemos garantizar la vida, pero sí una muerte digna”, ha dicho Carlos Bautista. Y ha advertido que “luchar por la vida a veces se vuelve en contra de los pacientes”. Por eso –para que el esfuerzo terapéutico “no se encarnice” con una persona que está en fase terminal– ha instado a dejar “por escrito” en las voluntades vitales anticipadas las decisiones sobre esa etapa de la vida.

El testamento vital resume cómo una persona quiere afrontar el proceso de su muerte, pero no contempla la eutanasia. Ésta –que supone una intervención voluntaria para acelerar el óbito de un paciente terminal– es ilegal en España.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios