Málaga

Piden que el diagnóstico del cáncer de mama se agilice en Málaga “como antes del Covid”

  • La asociación Asamma dice que la demora, que se está reduciendo, se genera sobre todo antes de llegar a Oncología

Una mujer se somete a una mamografía.

Una mujer se somete a una mamografía. / M. H.

La Asociación de Mujeres Operadas de Cáncer de Mama (Asamma) reconoce que la pandemia ha ralentizado los diagnósticos. Sobre todo, por la tardanza hasta llegar a Oncología. “Con el Covid todo se ha dislocado. Ahora las demoras se van regulando y parece que la situación va poniéndose al día. Pero pedimos que los diagnósticos vuelvan a ser tan rápidos como lo eran antes de la pandemia”, apuntó la presidenta de Asamma, Francisca Aguilar.

Según insitió, la situación “va mejorando”, pero todavía “hay que agilizar” los diagnósticos para que vuelvan a tener la celeridad previa a esta crisis sanitaria. Durante los picos de mayor presión asistencial del Covid llegó a retrasarse la cirugía, aunque no las quimioterapias, que continuaron con normalidad. Pero según Aguilar, donde más ha repercutido la crisis del coronavirus ha sido en las demoras de los diagnósticos hasta que el paciente llega al especialista en Oncología.

El próximo 19 de octubre se celebra, como todos los años, el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, una jornada para visibilizar la enfermedad, concienciar sobre la importancia de la detección precoz, abogar por la investigación oncológica y, desde hace unos años, incidir en el mensaje esperanzador de que la supervivencia ha aumentado gracias a los avances médicos en este ámbito.

Por otra parte, desde Asamma también se denuncian las dificultades de las mujeres afectadas por un cáncer de mama para reincorporarse al mundo laboral tras superar uno de estos tumores. La asociación apuntó el caso de algunas empresas porque no tienen puestos alternativos para recolocarlas, pero el de otras, “porque no quieren”. Por eso, reconoció que “es difícil la vuelta al mercado laboral” tras padecer un cáncer de mama y que esa es una asignatura pendiente.

Además, Aguilar recordó que con el avance en detección precoz, cada vez son pacientes más jóvenes. Por lo tanto, sus tropiezos para volver a poder trabajar les supone un grave perjuicio en su economía familiar. “Con 60 años se pueden prejubilar, pero con 40 no”, advirtió Aguilar.

Quienes tienen más dificultades para esa reinserción laboral son aquellas mujeres con trabajos precarios y con contratos temporales. Pero incluso una mujer con 37 años y tras ocho como empleada fija, denunciaba que tras conocer el diagnóstico, le cortaron la relación laboral y le dieron una indemnización “ridícula”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios