Málaga

La directiva del Club Mediterráneo se enfrenta al año de tomar posesión

  • La junta de la institución destituye temporalmente al presidente por presuntas irregularidades cometidas en la gestión, mientras que éste advierte de que convocará elecciones a lo largo de este mes

Sólo ha pasado poco más de un año desde las elecciones y las desavenencias entre la junta directiva del Real Club Mediterráneo de Málaga, que este año cumple su 135 aniversario y que cuenta con unos 7.000 socios, ha dado lugar a un cruce de acusaciones entre sus miembros por presuntas irregularidades en la gestión que ha llegado incluso a los tribunales. En apenas dos semanas la prestigiosa institución se ha visto envuelta en un escándalo que por ahora se ha saldado con la destitución del presidente por parte del equipo directivo y que éste considera ilegal, se ha abierto una investigación interna e incluso la Policía Local tuvo que personarse hace unos días en las instalaciones por la denuncia de un cambio de cerraduras.

Las versiones de los protagonistas de esta truculenta historia varían según quién la cuente, pero lo cierto es que mientras parte del equipo directivo ha iniciado un expediente disciplinario contra el presidente de la institución, Rafael Vidal, éste ha decidido suspender de sus funciones a todos los que votaron a favor de esta medida por un supuesto incumplimiento de los estatutos y ha anunciado que convocará elecciones este mismo mes. Las críticas sobre la gestión del presidente del Real Club por parte de la junta directiva forzó hace dos semanas a la convocatoria de una reunión en la que, con nueve votos a favor y cuatro abstenciones, se decidió abrir un expediente contra él por presuntas irregularidades, según la junta directiva, y relegarlo temporalmente del cargo.

Según confirmó a este periódico el vicepresidente de la institución, Pablo Blázquez, la medida se mantendrá hasta que una comisión, formada por dos abogados socios de la institución y ajenos al equipo directivo, concluya la investigación que se ha iniciado para confirmar las sospechas que planean sobre la gestión del último año. Pero Rafael Vidal, por su parte, niega rotundamente las acusaciones de parte de algunos miembros de la junta directiva y los acusa de "querer alcanzar el poder sin pasar por las urnas". La polémica está servida y el caso ha llegado incluso a los tribunales, ya que el presidente del Club ha denunciado ante un juzgado a los miembros de la junta directiva que decidieron cambiar la cerradura de su despacho a principios de esta semana para evitar que accediera a determinada documentación hasta que no concluyera la investigación.

Mientras Vidal aseguró que no se le comunicó la medida y que no le dejaron "ni acceder a mis pertenencias personales", Blázquez insistió en que fue avisado previamente y que se hizo una vez que fue destituido temporalmente como presidente. En el enfrentamiento entre ambas partes tuvo que intervenir incluso la Policía Local el pasado martes, que acudió a las dependencias tras una llamada del presidente en el que advertía que le negaban el acceso a su despacho. "No tenían derecho a hacer eso y ya lo he puesto en manos de los tribunales porque es un delito", aseguró Vidal.

Además, considera que su destitución es "ilegal" al no haber convocado él la junta directiva en la que se decidió y advirtió que ha enviado un requerimiento notarial a los miembros del equipo directivo para comunicarles que han sido suspendidos de sus funciones por incumplir los estatutos.

Según el vicepresidente del Club, en cambio, todo se ha hecho "en base a los estatutos" porque "su actitud era únicamente la de ordeno y mando y el propio Club no podía seguir permitiendo esta situación, y más cuando hemos visto detectado anomalías".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios