Málaga

El emprendedor malagueño está en paro y no sabe por dónde empezar

  • La mayoría de las personas que acuden al IMFE y a AJE son licenciados y buscan negocios de hostelería o comercio

Una peluquería en Málaga. Una peluquería en Málaga.

Una peluquería en Málaga.

El emprendedor malagueño está en el desempleo y no sabe muy bien qué tipo de empresa quiere crear y cómo empezar. Esos son dos de los aspectos que se recogen en el Termómetro del Emprendimiento que semestralmente realizan la Asociación de Jóvenes Empresarios de Málaga (AJE) y el Instituto Municipal para la Formación y el Empleo (IMFE) del Ayuntamiento de Málaga atendiendo a las consultas de las personas que acuden a sus oficinas. En el primer semestre de 2018 fueron 370 ciudadanos, cada uno en puntos distintos de su proyecto empresarial.

Este estudio, que fue presentado ayer por la edil de Promoción Empresarial, Elisa Pérez de Siles, y el presidente de AJE Málaga, Ricardo Nandwani, hace una radiografía básica del emprendedor malagueño, aunque siempre partiendo de la base de que son datos de las personas que van a ambas instituciones, ya que hay otros emprendedores que realizan su proyecto por libre o acuden a otro tipo de entidades.

Uno de los primeros aspectos que se les pregunta a los emprendedores es el de las principales dificultades que ven en el proceso. Tradicionalmente la mayor queja de los futuros empresarios es la financiación, aunque en este informe queda relegado a la segunda posición. La primera piedra en el camino es no saber por dónde empezar, siendo la primera preocupación del 45% de los hombres y del 67% de las mujeres. La financiación necesaria para poner en marcha la empresa es la segunda mayor dificultad para el 37% de los hombres y el 22% de las mujeres. La existencia de demasiados trámites, la burocracia o no acertar con la idea son otros de los aspectos expuestos por los emprendedores como freno.

La mayoría de personas que van a AJE o al IMFE con la intención de crear su propia empresa tienen una licenciatura universitaria, aunque también es destacable que el 25% de los varones y el 21% de las mujeres solo cuentan con el graduado escolar. Al margen de los estudios, un hecho está claro: los emprendedores están en el paro y quieren fundar un negocio para poder trabajar y ser sus propios jefes. El 65% de las mujeres y el 57% de los hombres aseguran que se encuentran en el desempleo.

Entre las motivaciones, la primera, con más del 50% de los casos, es la ya mencionada de generar su propio empleo ante la dificultad de hallar un contrato, preferiblemente indefinido, por cuenta ajena. Poner en marcha una empresa que guarde relación con lo que se ha estudiado, ver que hay una oportunidad real de negocio o tener ingresos extra son otras motivaciones a tener en cuenta. Hay un aspecto muy curioso. El 6,7% de las mujeres defendieron la satisfacción personal a la hora de montar su propia empresa mientras que ningún hombre lo pensó. Sin embargo, la principal motivación para el 12,5% de los varones era ser su propio jefe y ninguna mujer dijo eso.

La edad media del emprendedor varón es de 38 años y su proyecto preferido es aquel relacionado con la hostelería, seguido del comercio, la publicidad, la salud y el deporte o la industria. En el caso de las mujeres, la edad media es de 36 años y el comercio es lo que más les llama la atención, seguido de los centros de belleza, los servicios sanitarios, la hostelería y la salud y el deporte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios