Málaga

La falta de contratos y los rastreos del coronavirus desbordan a los centros de salud

  • El Colegio de Médicos reclama a la Administración que haga “las contrataciones necesarias”

  • La entidad niega que los ambulatorios estén cerrados y aclara que es la nueva forma de trabajar por el Covid

Asientos preparados para que se respete la distancia, en centro de salud de la capital.

Asientos preparados para que se respete la distancia, en centro de salud de la capital. / M. H.

Los centros de salud están desbordados. El déficit histórico de personal, la falta de contratos para sustituciones de las vacaciones estivales, la asistencia de siempre, los rastreos de los contagiados con coronavirus, la identificación de sus contactos y el seguimiento de estos casos están sobrecargando como nunca a la atención primaria.

“Voy a reventar”, le confesaba en la mañana de este martes un administrativo a su compañera de mostrador, mientras la cola de usuarios guardando las distancias se agrandaba ante el ambulatorio. “No sustituyen, como todos los veranos, pero ahora, con el coronavirus, encima tenemos más trabajo”, explicaba un facultativo que no paraba entre las teleconsultas, los pacientes a los que iba llamando para que acudieran de forma presencial pero sin aglomerarse y una mujer con sospechas de Covid 19 a la que tenía que asistir.

“Entre la población se está hablando que los centros de salud se encuentran cerrados al público y únicamente se atienden consultas telefónicas. Esa afirmación es falsa”, aclaraba el representante de Atención Primaria del Colegio de Médicos de Málaga, Ángel García Arjona. Esta institución emitió este martes un comunicado para denunciar que este nivel asistencial está desbordado y exigir a la Administración sanitaria autonómica más contrataciones.

Desde la organización colegial se explica que “la pandemia ha provocado una nueva forma de trabajar en la atención primaria”; menos presencial, más telefónica para evitar que los usuarios se acumulen en el centro de salud. Una medida para protegerlos de posibles contagios y también para reducir el riesgo de infección del personal, clave más que nunca, en estos tiempos de coronavirus.

El Colegio destaca que esa nueva forma de trabajar “está demostrando que un número elevado de las consultas son de carácter administrativo y burocrático y la solución a las mismas se puede realizar mediante contacto telefónico”. Desde hace casi dos décadas, distintas organizaciones profesionales, sindicatos y trabajadores de la sanidad pública vienen abogando –sin éxito– por quitar tareas burocráticas que restan tiempo a la labor asistencial.

Desde el Colegio se insiste a la población en que el paciente que presente una patología que precise una visita presencial, será citado por su médico a una hora determinada “para evitar aglomeraciones en la sala de espera y prevenir posibles contagios que puedan extender la pandemia”.

Recuerda además que a la Atención Primaria se le ha asignado un nuevo papel en este inédito escenario de crisis sanitaria: a las funciones que tenía ya encomendadas, ahora se suma la del control y seguimiento de pacientes diagnosticados de coronavirus, incluyendo el rastreo de los contactos a fin de controlar los rebrotes.

Advierte que en los futuros meses la expansión del Covid puede ser importante

“Esta labor tan importante es imposible realizarla sin contratar al personal necesario. Además, el disfrute de las vacaciones de verano de los profesionales y las escasas sustituciones, está sometiendo a una sobrecarga adicional de trabajo que va a provocar un desgaste importante en los profesionales de cara a los meses futuros donde la expansión de la pandemia podría ser muy importante”, advierte el Colegio de Médicos de Málaga que representa a más de 8.700 facultativos. Por ello, la institución urge a la Administración sanitaria a realizar “las contrataciones necesarias en Primaria”.

La reivindicación de más recursos humanos no sólo es del Colegio de Médicos. Sindicatos y colectivos que representan a otras categorías profesionales también enarbolan la misma demanda. El colectivo Basta Ya y muchos profesionales advirtieron ya hace más de tres meses que no podrían hacer frente a una segunda ola con los actuales recursos de la Atención Primaria.

Es cierto que los centros de salud parecen más vacíos y que hay que aguardar en la puerta para entrar hasta que el personal lo autoriza. Es su nueva forma de trabajar para evitar que tanto usuarios como profesionales contraigan el virus y la manera de garantizar que los sospechosos de Covid no se mezclen con los demás. Es una nueva organización asistencial a la que deben adaptarse tanto los trabajadores como los pacientes.

Los diferentes sindicatos denuncian que faltan profesionales de todas las categorías. “Porque si no hay administrativos suficientes en la entrada se forma un tapón a la hora de organizar el acceso al centro”, advertía uno de estos trabajadores. También se quedan extremadamente cortos los enfermeros –denuncian los sindicatos–, ahora que, además tienen que hacer rastreos, vigilar las residencias de ancianos y garantizar una vuelta al cole segura. El comunicado de este martes es del Colegio de Médicos, pero la denuncia de que la Atención Primaria “está desbordada” es repetida desde hace meses y en boca de profesionales de todas las categorías.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios